Principal arrow Liturgia arrow Procedimientos a seguir ante el fallecimiento de un clérigo
Procedimientos a seguir ante el fallecimiento de un clérigo Imprimir

 

-TRADICIÓN ESLAVA-


 

1. Ante el fallecimiento de un sacerdote o un diácono, el Obispo debe ser informado inmediatamente para que la hermandad clerical pueda ser notificada y de esta manera preparar los ritos fúnebres apropiados. El Obispo informará a su Metropolita, a los miembros del Concejo Diocesano de Presbíteros y a toda la Hermandad de Clérigos. Luego, con la bendición del Obispo, deberá notificarse a todos los clérigos ortodoxos locales de las demás jurisdicciones.

 

2. Luego se procederá llamar al sacerdote más cercano y este deberá recitar las Oraciones del Trisagio de Misericordia para los Difuntos - de ser posible - en el lugar del deceso, entonces el difunto será conducido a la funeraria, dónde se desvestirá y preparará al difunto, sin quitar su ropa interior. No se deberá utilizar ningún tipo de cosmético sobre el difunto al menos que sea absolutamente necesario.

 

3. Los clérigos que hayan sido determinados para tal función acudirán a la funeraria para proceder a vestir al difunto. Ellos su vez deberán estar vestidos de la siguiente manera - los SACERDOTES vestirán podryasnik, ryassa y epitrajel, y los DIÁCONOS podryasnik, podrysnik y orario. Luego, los sacerdotes limpiaran ligeramente el cuerpo con una esponja empapada en aceite, luego los clérigos lo revestirán según su oficio y rango eclesiástico (pero primero deberán colocarle camisa, pantalones, calcetines, zapatos y podryasnik). Las Oraciones al vestir al difunto deben ser entonadas lentamente por todo el clero. Si es necesario, en la tarea de vestir al difunto puede ayudar el personal de la funeraria, luego se procederá a vestirlo por completo con los ornamentos propios de su oficio y rango:

 

SI EL DIFUNTO ES OBISPO, los diáconos lo incensarán, como de costumbre, mientras se procede a vestirlo con estijario, epitrajel, zona, epimanikias, palitza, sakos, gran omoforion, cruz pectoral, Panaguia y mitra.

 

SI EL DIFUNTO ES SACERDOTE se lo revestirá con estijario, epitrajel, zona, epimanikias, felonio, cruz pectoral, y demás insignias propias del rango que detentó en vida; como ser palitza, mitra, etc. [1]

 

SI EL DIFUNTO ES DIÁCONO se lo vestirá con estijario, epimanikias y orarion.

 

SI EL DIFUNTO ES MONJE la preparación del cuerpo deberá proceder de modos diferentes a los que hemos citado aquí, según la tradición monástica local. [2]

 

4. Luego haberlo vestido, el difunto deberá ser colocado en su ataúd, este debe ser simple y sencillo de ser posible de aquellos a los que se les puede quitar totalmente la tapa.

 

lit_fal_sepeliooriginal.jpg

Sepelio del Hieromonje Seraphin Rose

 

SI EL DIFUNTO ES OBISPO O SACERDOTE debe ser colocado sobre su rostro un aer abierto; sobre su pecho un el Evangeliario cerrado, y una cruz de mano debe ser colocada en su mano derecha que, junto con su mano izquierda, deberán estar posadas sobre el borde inferior del Evangeliario.

(*) Los ortodoxos griegos mas tradicionales suelen velar a sus Obispos sentados, con rostro descubierto, y revestidos como para la Liturgia y con el Evangeliario en sus manos.

 

Metropolita vétero-calendarista de Chipre Kyrios Epiphanios durante su sepelio

Metropolita vétero-calendarista de Chipre

Kyrios Epiphanios durante su sepelio

 

 

SI EL DIFUNTO ES DIÁCONO se colocará en su mano derecha un incensario frío y se dejará caer a lo largo de su lado derecho, y su oración se colocará sobre su muñeca y su mano izquierda cuales se depositarán sobre su pecho.

 

5. Entonces la Oraciones del Trisagio de Misericordia deberán ser entonadas por los clérigos congregados en la funeraria.

 

6. Luego el ataúd será conducido por los sacerdotes y diáconos desde la funeraria (al coche fúnebre) hasta la iglesia.

 

7. El ataúd abierto deberá situarse a lo largo en el centro de la solea ante las puertas reales con el difunto mirando hacia el santo altar (es decir los pies del ataúd- y el difunto- hacia el iconostasio). Dos candeleros altos deben ser colocados uno a la cabeza y otro a los pies del ataúd (aunque es común que se pongan también candeleros a los dos costados formando, de esta manera, una cruz), las velas deben estar encendidas y permanecer siempre así, hasta el tiempo del entierro.

 

SI EL DIFUNTO ES OBISPO su báculo (pateritsa) debe ser fijado de tal modo que se mantenga de pie en la cabeza del ataúd, su mantya debe colocarse sobre el ataud de modo que cubra al difunto desde abajo de sus caderas para abajo y sobre el pie del ataúd, un trikirion y un dikirion (apagados) deben colocarse de modo que permacecan de pie (sobre unas pequeñas mesas) a la altura de los hombros (el trikirion en su lado derecho y dikirion en su lado izquierda), y los exapteryga o ripidios deben colocarse de modo que permanezcan de pie (y ligeramente orientados el uno hacia el otro) a cada lado del ataúd cerca de la cabeza del difunto.

 

8. Concluido de todo lo dicho anteriormente, nuevamente deberán ser entonadas por el clero las Oraciones del Trisagio de Misericordia, esta vez en el templo.

 

9. Concluidas las Oraciones del Trisagio de Misericordia, el clero (asistido, si es necesario, por piadosos laicos) comenzará la vigilia, entonces un obispo o sacerdote procederá a leer los cuatro evangelios, o un diácono el Salterio. Esta lectura sólo será interrumpida si se ofician servicios divinos desde en el lapso de tiempo que va desde este momento hasta el momento de conducir al difunto desde el templo hasta el lugar donde se le dará sepultura.

 

SI EL DIFUNTO ES OBISPO O SACERDOTE el aer puede ser quitado de su rostro durante los servicios divinos, pero nunca en otros momentos, pues siempre debe estar el aer abierto cubriendo el rostro del difunto (si el difunto es diácono, no se cubrirá nunca su rostro con un aer; solo se hará esto, como dijimos anteriormente, si el difunto es obispo o sacerdote)

 

10. Se podrá entonar, en el templo, las Oraciones del Trisagion de Misericordia en cualquier momento, pero principalmente ante el arribo de un obispo o sacerdote. Estas oraciones también podrán entonarse en los diversos momentos previamente anunciados durante las mañana, la tarde y el anochecer.

 

11. En el atardecer anterior al día de entierro se deberá celebrar un servicio fúnebre en el templo.

 

SI EL DIFUNTO ES OBISPO O SACERDOTE se realizará el servicio funeral especial utilizado para Obispo o Sacerdote.

 

SI EL DIFUNTO ES UN DIÁCONO se realizará utilizar el usual Servicio Fúnebre (el mismo que se realiza para un laico).

 

12. En la mañana del día de entierro se celebrará la Liturgia Divina en el templo seguida de las Oraciones del Trisagio de Misericordia. Y si el difunto es obispo o sacerdote un segundo Servicio Fúnebre (usando el orden usual para un laico). El último beso (o la última despedida) se le brindará al difunto cantando los himnos fijados para tal ocasión en el Eucologio. Entonces, se verterán, como es costumbre, en forma de cruz sobre el difunto aceite frío de las lampadas y las cenizas frías de un incensario, luego se procederá  a cerrar y sellar el ataúd.

 

SI EL DIFUNTO ES OBISPO O SACERDOTE el aer permanecerá sobre su rostro y la cruz de mano y el Evangeliario permanecerán en el ataúd.

 

Cuerpo del Obispo San Juan Maximovich

Cuerpo del Obispo San Juan Maximovich

Observe su báculo (der.), su Evangelio y rostro cubierto

 

 

 

SI EL DIFUNTO ES DIÁCONO el incensario permanecerá en el ataúd.

 

13. Luego el ataúd será conducido por los sacerdotes y diáconos desde el templo [3] (al coche fúnebre) hasta el lugar del entierro.

 

Sepelio del Metropolita Adrián de Moscú

Sepelio del Metropolita Adrián de Moscú

de la Iglesia Ortodoxa Rusa Vétero-Creyente

 

 

(**)  En la tradición griega, en cambio, el Obispo es colocado sobre un trono y llevado en procesión hasta el lugar de su sepulcro.

 

 

Metropolita Epiphanios hasta su sepulcro

Metropolita Epiphanios siendo conducido

hasta su sepulcro

 

14. En el lugar del entierro, se ofrecerán las Oraciones del Trisagio de Misericordia y luego el ataúd será depositado en la tumba y cubierto con tierra. [4]  (***)  En la Tradición griega, el Obispo es sepultado sin ataúd y depositado en su tumba sentado con el aer cubriéndole la cabeza y el rostro       

 

Metropolita Epiphanios de Chipre ya depositado en el sepulcroya depositado en el sepulcro

Metropolita Epiphanios de Chipre

ya depositado en el sepulcro

 

 

15. Luego del entierro es costumbre organizar una Comida de Misericordia para todos los asistentes luego.

 

16. La tradición señala que la Divina Liturgia y las Oraciones del Trisagio de Misericordia por el reposo del alma del difunto deberán realizarse durante cuarenta días consecutivos desde el día de su muerte (este se computa como el primer día), estos oficios deberán realizarse en el mismo templo en que el difunto fue velado. De no ser así, por lo menos una Divina Liturgia y Las Oraciones de Trisagio de Misericordia por el reposo del alma del difunto deberán ser ofrecidas en el tercer, noveno y cuadragésimos día luego de su muerte, solo preparándose kolyva para las oraciones del cuadragésimo día. También la Divina Liturgia y las Oraciones del Trisagio por el reposo del alma del difunto deben ofrecerse al sexto mes y al año de su muerte.

 

17. El difunto debe ser perpetuamente conmemorado en la proskomidia en el templo (o templos) donde sirvió y, sobre todo, en el que fue velado.

 

-------------------------------------------------------------------------------------------

 

[1] Por costumbre es usual que un sacerdote sea enterrado con los misma ornamentos con las que fue ordenado.

 

[2] En la tradición monástica griega tradicional, los monjes no son depositados en un féretro, sino que son envueltos en su mandyas (capa monástica), y momentos previos a ser sepultados, el mismo es cocido de manera que sirva de humilde ataúd para el monje difunto.

 

[3] Si el difunto es obispo o sacerdote, su ataúd debe ser llevado en procesión dando una sola vuelta alrededor del templo (es decir en el exterior del mismo), antes de ser trasladado para su entierro. Por tradición, si el difunto es obispo, debe entonarse la letanía de los difuntos en cada uno de los lados del templo. Los Obispos griegos - que son enterrados de modo tradicional - son sepultados sin féretros y sentados.

 

[4] Debe tenerse en cuenta que la cremación está terminantemente prohibida para los cristianos ortodoxos.

 

 

Traducción y Adaptación

Rev. Padre Siluan Dignac

 - Iglesia Ortodoxa Rusa Autónoma -

Ampliado por el

Archimandrita Gorazd

 
< Anterior   Siguiente >