Principal arrow Miselánea arrow Biografía de los Jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio
Biografía de los Jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio Imprimir
ANTHONY (KHRAPOVITSKY)

Su Beatitud, el Metropolita
ANTHONY (KHRAPOVITSKY)

            El Metropolita Antonio nació en el seno de la vieja familia nobiliaria de los Khrapovitsky, el 17 de Marzo de 1863, en la ciudad de Vatagino, provincia de Novgorod. El fue bautizado bajo el nombre de Alexis. El luego de terminar algunos estudios seculares, ingresó a la Academia Teológica de San Petersburgo graduándose en 1885, luego fue tonsurado como monje, mas tarde ordenado como Hieromonje y nombrado asistente del Inspector de la Academia de Teología de San Petersburgo. Durante los años 1886-1887, el completó sus cursos y le fue conferido un doctorado en Teología. En 1889, el fue nombrado Rector de la Academia Teológica de Moscú, y seis años mas tarde, en 1895, se convirtió en el Rector de la Academia de Teología de Kazan. En 1897, el fue consagrado obispo de Cheboksarsk; en 1900, fue designado como Arzobispo de la Diócesis de Ufimsk, dos años mas tarde, fue transferido a Zhitomir, como cabeza de la Diócesis de Volinsk, en 1913 fue nombrado como cabeza de la Diócesis de Kharkov, cargo que ocuparía hasta 1917.

Durante el Concilio de la Iglesia Ortodoxa Rusa de 1917, el Arz. Anthony, fue el principal impulsor de la restauración del Patriarcado de Moscú, y si bien el tuvo muchos votos para ocupar dicho cargo, la elección recayó sobre el Metropolita de Moscú, Vladika Tikhon. Durante el Sobor, el Arzobispo Anthony fue elevado al rango de Metropolita de Kharkov, y durante el verano de aquel año fue transferido como cabeza de la antigua Diócesis de Kiev.

          El Metropolita Anthony, fue arrestado durante el movimiento de Petrula y enviado a un Monasterio Uniato, sin embargo él pronto fue liberado y retornó a Kiev desde donde partió a Novocherkask, convirtiéndose en la cabeza de la más Alta Administración de la Iglesia.


         After the Russian Civil War, Metropolitan Anthony was evacuated to Constantinople, and then to Yugoslavia where he headed the Synod of Bishops of the Russian Orthodox Church Outside of Russia. His firm and unwavering defense for the purity of Orthodoxy served as his hallmark.

Durante la Guerra Civil que asoló Rusia, el Metropolita Anthony fue evacuado a Constantinopla, y de allí a Yugoslavia dónde presidió el Sínodo de Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio. Su firme e inquebrantable defensa por la pureza de la Ortodoxia fue el sello de su gestión.

         El Metropolita Anthony fue el arquitecto de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Fronteras, siendo su primer Jerarca. El dejó en su lugar, mas de 100 importantes escritos sobre teología ortodoxa, conjuntamente con una generación de Obispos y teólogos.

          Su Beatitud, El Metropolita Anthony, se durmió en el Señor el día 28 de Julio/10 de Agosto de 1936, en la ciudad de Sremski Karlovci, Yugoslavia.

ANASTASSY (GRIBANOVSKY)


Su Beatitud, el Metropolita
ANASTASSY (GRIBANOVSKY)

El Metropolita Anastasio nació en el seno de la familia del Padre Alexis Gribanosky, el día 6 de Agosto de 1873, él se graduó en el Seminario de Tombov e ingresó mas tarde a la Academia Teológica de Moscú, un año luego de su graduación, hizo sus votos monásticos tomando el nombre de Anastassy. El 23 de Abril de 1898, fué ordenado como Hierodiácono, y muy pronto fue elevado a Hieromonje. En 1901, luego de ser nombrado al rango de Archimandrita, fue instalado como rector del Seminario Teológico de Moscú. En 1906, el Archimandrita Anastassy sería consagrado como Obispo de Serpukhov, Vicario del Metropolitano de Moscú; años más tarde sería trasladado como Obispo de Holmsk y Lublyan, siendo condecorado en ejercicio de sus funciones, por sus esfuerzos durante la Primera Guerra Mundial, con la Orden de San Vladimir y la Orden de San Alejandro Nevsky. Hacia finales de 1915 fue nombrado como Obispo de Kishinev y Hotin.

El Obispo Anastassy fue un participante activo durante la celebración del Gran Sobor de Toda Rusia de los años 1917-1918, siendo uno de los que mas bregó por la restauración del Oficio Patriarcal en la Iglesia Ortodoxa Rusa. Durante la elección Patriarcal, el estuvo nominado en sexto lugar para ocupar dicha cátedra

        Cabe destacar que durante la época de la sangrienta Guerra Civil en Rusia, el Arzobispo Anastasssy fue nombrado para encabezar la Misión Rusa en Constantinopla, convirtiéndose en un importante miembro del Sobor de Toda la Iglesia fuera de Rusia en el año 1921, y un miembro prominente del Sínodo de Obispos. Desde el año 1924 hasta 1935, el lideró la Misión rusa de Jerusalén. En 1935, en vistas de la enfermedad del Metropolita Anthony, fue elevado al rango de Metropolita, y a la muerte del Metropolita Anthony, fue electo como cabeza de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio. En 1938 presidió el Segundo Gran Sobor de la Iglesia. Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, con el advenimiento del Ejército Soviético en Yugoslavia, el Metropolita mudó el centro de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, en primer lugar a Viena, luego a Munich, y mas tarde a Ginebra, dónde, por un breve tiempo, tuvo la posibilidad de restaurar las comunicaciones con todas la partes de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Fronteras. En 1946, el Metropolita, convocó un Sobor de Obispos en la ciudad alemana de Munich. En el año 1950, este inquieto Jerarca inmigraría hacia los Estados Unidos.

El Metropolita Anastassy, lideró la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio por espacio de 29 años, muchos de los cuales transcurrieron en medio de numerosas pruebas y tribulaciones, amén de las privaciones que trajo consigo la guerra. Por medio de las tribulaciones y tentaciones que sufrió, el Metropolita se convirtió en un inquebrantable faro y timonel para la verdadera Ortodoxia y para la misma Rusia; para nosotros ciertamente fue, como líder, un Don de Dios. En su última voluntad y testamento instó a todos a “permanecer firmes en la Roca de la Santa Ortodoxia, a preservar el legado de los Apóstoles, y a practicar una fraternal unión, paz y amor entre nosotros”. Este Metropolita quiso que la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, no tenga relación ni canónica, ni litúrgica, ni incluso temporales con el Patriarcado de Moscú. Vladika Anastassy falleció el 9 de Mayo de 1965.

PHILARET (VOZNESENSKY)
Su Eminencia, el Metropolita
PHILARET (VOZNESENSKY)

El Metropolita Philaret, cuyo nombre secular fue George N. Voznesensky, nació en Kursk, el día 22 de Marzo de 1903; su padre fue un sacerdote, que luego de enviudar se convirtió en el Arzobispo Dimitri de Hailarsk, tomando residencia en Harbin, China. El futuro Metropolita Philaret, vivió desde el año 1909 en Blagoveschensk, dónde completaría sus estudios secundarios. En 1920, el emigró a Harbin dónde se graduó en el Instituto Politécnico Sino-Ruso como ingeniero eléctrico. En 1931, George Voznesnsky (futuro Vladika Philaret) concluyó sus cursos Teológicos Pastorales en Harbin y el 22 de Diciembre del mismo año fue ordenado presbítero; pocos días después, el flamante Padre George tomó los votos monásticos bajo el nombre de Philaret. En 1937, fue elevado al rango de archimandrita ocupando varios puestos en la Diócesis de Harbin.

Luego de la ocupación de Manchuria por parte de las fuerzas soviéticas, el Archimandrita Philaret se rehusó categóricamente a sacar un pasaporte soviético, éste acto lo colocaría en una posición personal por demás peligrosa, según sus propias palabras sobre estos hechos dijo: “nunca profané mis oraciones con plegarias por los siervos del Anti-Cristo”, él protegió a sus fieles de todas formas, a pesar de las amenazas e intimidaciones sufridas; finalmente el Archimandrita Philaret estuvo de acuerdo en emigrar a Australia. En 1963, fue consagrado Obispo de Brisbane, (Vicario de la Diócesis de Australia). En 1964, el Obispo Philaret se dirigió a los EEUU, a fin de participar en el Sobor de Obispos de la ROCOR, y en vistas a la avanzada edad del Metropolita Anastassy, éste solicitó la elección de un sucesor, por lo cual el Sobor eligió por unanimidad al Obispo mas recientemente consagrado, es decir al Obispo Philaret. En su ceremonia de entronización el 14 de Mayo de 1964, el Metropolita Philaret, afirmó que la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, tuvo siempre un sentimiento de ser parte de la Iglesia Ortodoxa Rusa, orgánicamente ligada a ella y sufriendo asimismo con ella en su servicio a la Verdad; sin embargo, la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio jamás tuvo, ni desea tener ninguna relación con el Patriarcado Soviético, -que tomó su lugar sobre la falsa senda de la traición a la Iglesia- , en cambio -la ROCOR- siempre luchó por la Verdad, independencia, libertad, y pureza canónica de la ortodoxia.

Un dato que quizás no sea demasiado conocido por el común de los ortodoxos, es que el Metropolita Philaret, a mediados de los años 60,  envió oyentes a las sesiones del Concilio Vaticano II, por invitación de la Iglesia Católica Romana. Los oyentes volvieron a EEUU con un cauto optimismo, que mas tarde dio paso a una marcada decepción.

El 18 de Diciembre de 1969, el Metropolita Philaret, junto a la totalidad del Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, ratificó y reconoció oficial y canónicamente las consagraciones episcopales otorgadas por algunos de sus Jerarcas (durante los años1960 y 1962) a la Iglesia Ortodoxa Vétero-Calendarista de Grecia (florinistas), considerándola como una Jurisdicción plena de derechos, así como también Iglesia Hermana, entrando en comunión plena con ella hasta nuestros días (año 2004)

El día 8/21 de Noviembre de 1985, Fiesta del Arcángel Miguel, el viejo Metropolita Philaret, se durmió en la Paz del Señor, dejando una Iglesia consolidada.

bio8.jpg  
Su Eminencia, el Metropolita
VITALY (USTINOV)

            Su Eminencia, Metropolita Vitaly, penúltimo de los Jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, nació en Petrogrado el 18 de Marzo de 1910, siendo su nombre secular el de Rostislav Petrovich Ustinov. Su padre, Peter Konstantinovich Ustinov, fue un oficial naval del Mar Negro, su madre, Lydia Andreyevna Stopchansky, fue la hija de un general de la Guardia Nacional, que sirvió en las Montañas del Caúcaso durante toda su vida.

            En 1920, el joven Rostislav se enroló en la Academia Militar fundada por el General Wrangel en la ciudad de Feodosia. En 1923, Lidia Ustinova llamó a su hijo a Constantinopla, a fin de acompañarla hasta Francia. En el otoño del mismo año, Rostislav Ustinov (futuro Vladika Vitaly) se enroló en el Colegio San Luis, Rey de Francia, en la ciudad de Le Mans. Luego de completar sus estudios, el joven Ustinov, se juntó con su madre en Cannes, sur de Francia. En 1934, fue convocado a cumplir con sus obligaciones militares en el 9° Regimiento de Caballería, pero el joven exilado ruso no deseó permanecer en el Mundo, sino que deseó retirarse a un Monasterio.

            En 1936 dejó Francia e ingresó al Monasterio de San Job de Pochaev, en las montañas de los Cárpatos de Checoslovaquia. En 1938, el Abad del Monasterio, el Archimandrita Serafín Ivanov, mas tarde Arzobispo de Chicago, Detroit y el Medio-oeste de los EEUU, tonsuró al novicio Rostislav como monje rasósforo, dándole el nombre de Vitaly. Durante el Gran Ayuno de 1939, el rasóforo Vitaly fue tonsurado otorgándosele la pequeña Skema, aquel mismo año, el 4/17 de Julio, en el aniversario del martirio de la Familia Imperial, Su Gracia, el Obispo Vladimir de Mukachevo y Pryashev, un jerarca de la Iglesia Ortodoxa Serbia, lo ordenó como diácono, y en 1940, Su Eminencia, el Metropolita Serafín (Lade) de Berlín y Alemania lo ordenó al presbiterado en la ciudad de Bratislava. Entretanto el Archimandrita Serafín encomendó al joven sacerdote Vitaly, el cuidado pastoral de dos villas en las fronteras ente Checoslovaquia y Polonia.

            La derrota del ejército alemán del Tercer Reich, forzó a los monjes a abandonar su Monasterio, escapando del avance de las fuerzas Soviéticas. El Hieromonje Vitaly, se vio entonces enfrentado a cumplir con la desmoralizante tarea de ministrar las necesidades espirituales de los ortodoxos en la ciudad de Berlín y en sus alrededores, dónde fue su responsabilidad visitar diariamente un campo de prisioneros rusos quienes fueron transportados a Alemania para realizar trabajos forzados: también fue parte de su labor predicar, servir, confesar y dar la Comunión a cientos de agonizantes por causa del hambre y la tuberculosis, así como de otras enfermedades. Tan pronto pudo hacerlo, el Hieromonje Vitaly escapó del Ejército Rojo, junto con el Archimandrita Nathanael (L´vov). Ambos clérigos se establecieron poco después en la ciudad de Hamburgo.

            El Sínodo de Obispos consagró al Archimandrita Nathanael como Obispo de Bruselas y lo envió a París como cabeza de la Diócesis de Europa Occidental de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, mientras que el Abad Vitaly (quién fue elevado a ese rango en 1944) permaneció en Hamburgo, a fin de cuidar de las necesidades de los refugiados en los campos del Norte de Alemania.

            El Abad Vitaly, fue elevado al rango de Archimandrita en 1946, e instituyó en aquel tiempo el rezo del ciclo diario de los Servicios Divinos en la capilla de las barracas del campo de Fischbek, levantó allí una pequeña imprenta, y reunió en torno a él una reducida hermandad - la cual estuvo constituida por el futuro Arzobispo Pablo de Sydney, Australia y Nueva Zelanda y por el conocido Archimandrita Teodoro – ellos imprimieron y distribuyeron la Gran Antología de Servicios (Veliky Sbornik), así como también los libros de oración para todos los campos de Alemania Oriental, y publicaron un Magazín mensual llamado Pochaev Leaflets, bajo el título de Othodox Digest. Muchos en el Campo de Fischbek finalizaron un exhaustivo curso para desempeñarse como chantres en las iglesias (psalomschiki) el cual él organizó, y además doce jóvenes fueron instruidos en base a un completo currículum de cursos en teología, con el mismo nivel con los que se dictaban en los seminarios, todo en el curso de un año.

            Como muchos de los refugiados fueron asignados a vario países a través del Mundo Libre, en 1947, el Sínodo nombró al Archimandrita Vitaly como cabeza de la Iglesia de la Diócesis de Gran Bretaña. Entre 1947 y 1951, el Archimandrita Vitaly fue deán de la Catedral en Londres, y viajó incansablemente a través de Inglaterra organizando parroquias en Manchester, Preston y Bradford.

            En 1951, durante las fiestas de los Apóstoles San Pedro y San Pablo, el Archimandrita Vitaly fue consagrado como Obispo de Montevideo y fue asignado como vicario del Arzobispo Teodosio (Samoilovich) de San Pablo y Brasil. El Obispo Vitaly residió en Villa Alpina, un suburbio de San Pablo. Una vez allí, otra vez levantó una imprenta, y su pequeña hermandad monástica se vio pronto incrementada por el arribo de dos nuevos aspirantes a la vida monástica. Villa Alpina, bajo su estadía, se desarrolló hasta convertirse en un importante centro ortodoxo, con la organización de un pequeño orfanato para niños, en el cual se los instruía en los fundamentos de la Fe Ortodoxa y en los rudimentos de la lengua rusa, además eran realizados los ciclos diarios de los Servicios Divinos. Vladika Vitaly y sus Hieromonjes visitaban a gente ortodoxa en los lugares más remotos del Brasil, y gracias a su labor fueron erigidas dos parroquias, una en Goianaia, en el interior de Brasil, y otra en Pedreira, un suburbio de San Pablo.

            En 1954, por decreto del Santo Sínodo de Obispos, Vladika Vitaly fue transferido a Canada junto con la totalidad de su hermandad, dónde él se convirtió en el Obispo de la Diócesis Occidental de Canadá, cuya catedral estaba en Edmonton, Alberta (a 75 millas fuera de la ciudad). Su Gracia fundó la Skita de la Santa Dormición, dónde el Abad Serafín, uno de sus antiguos monjes, vivió, y el cual ministró toda la Zona Norte de Alberta. En 1957, el Sínodo de Obispos transfirió al Obispo Vitaly a Montreal y dándole el título de Arzobispo de Montreal y Canadá. El Arzobispo Vitaly dejó entonces a uno de sus monjes, el Archimandrita Gregory, como Deán de la Catedral San Vladimir en Edmonton.

Tan pronto se estableció en Monteal, el Arzobispo Vitaly, adquirió unas tierras en una zona rural en Mansonville, Québec, y allí comenzó a erigir una Skita. La construcción fue llevada a cabo por los monjes de la hermandad y por voluntarios reclutados entre las distintas parroquias. El resultado de este trabajo fue la Skita de la Santa Transfiguración, la cual cuenta con un magnífico iconostasio; los iconos del templo fueron realizados por los mejores iconógrafos de la diáspora. En 1965, el Arzobispo Vitaly funda una nueva parroquia en Ottawa, la capital de Canadá, dedicada a la protección de la Santa Madre de Dios.

            Durante su gobierno pastoral en Canadá, el Arzobispo Vitaly levantó una imprenta en su residencia, el trabajó continuamente para producir libros sobre liturgia, folletos, importantes volúmenes de literatura teológica, y el periódico “Orthodox Digest”, cuya primera tirada fue publicada en 1951, cuando la hermandad todavía residía en Brasil.

            Vladika Vitaly durante su ministerio en Canadá, se ocupó con mucha devoción al cuidado de la juventud ortodoxa, confirmándolos de muchas maneras en la Fe. Era muy conocido por su apoyo a muchas conferencias de jóvenes en Canadá, así como también su participación de otras celebradas en los EEUU. Su conciencia por la necesidad de formación en la Fe, lo llevó a sugerir al Concilio de Obispos, que una pequeña institución educativa, debería ser establecida en cada Centro Diocesano, bajo la supervisión de la Jerarquía local.

            En 1967, el entonces Arzobispo Vitaly envió un reporte al Concilio de Obispos acerca de la historia y naturaleza de la herejía del ecumenismo. Su lucha contra toda forma de herejía de nuestros tiempos tuvo no poca influencia sobre la política eclesiástica ulterior de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio.

LA ELECCIÓN DEL ARZ. VITALY COMO PRIMER JERARCA DE LA ROCOR

            La muerte del Metropolita Filaret causó una fuerte necesidad de elegir un sucesor apto para conducir los destinos de dicha Jurisdicción. La primera sesión del Sobor de Obispos se celebró el día 7/20 de Enero de 1986, en la Fiesta de la conmemoración de San Juan Bautista. En la siguiente sesión, cuando se celebraba la memoria de San Felipe, Metropolita de Moscú y Toda Rusia, el Sobor eligió a su Eminencia Vitaly, Arz. de Montreal y Canadá, como sucesor del fallecido Metropolita Filaret.

El Concilio de Obispos eligió entonces como nuevo Primer Jerarca al Arz Vitaly, en la Catedral del Signo de la Santa Madre de Dios en Nueva York,  esta elección sirvió para superar el ánimo de orfandad en el que habían quedado sumergidos muchos miembros de la ROCOR

         El Sábado 12/25 de Enero de 1986,  al comenzar las Vísperas, la Iglesia empezó a llenarse de feligreses. Todos los miembros del Concilio de Obispos estaban presentes. Sacerdotes y Diáconos. Esta ceremonia se realizó en presencia de dos Iconos muy significativos para el nuevo Metropolita, ante el Icono de la Madre de Dios de Kursk, y ante el Icono (que de modo milagroso vierte aceite) de la Madre de Dios de Montreal.

Al concluir el solemne Servicio de Vísperas, se dio comienzo a la Entronización del nuevo Metropolita electo, el Arz. Vitaly, el cual fue presentado y revestido con un Mandyas azul, y un Klobuk blanco, ambas vestimentas distintivas de los Metropolitas de la Iglesia Ortodoxa Rusa, sin embargo cabe mencionar que luego de la Revolución Bolchevique, estas distinciones fueron adoptadas también por otras Iglesias Ortodoxas, excepto por aquellas de origen helénico. El Mandyas o Mantiya azul, es distintivo del Primado de una Jurisdicción eslava, así como el Mandyas morado es el color propio del Obispo. Los anchos listones de seda blanco con sus centros rojos cosidos de modo horizontal desde la altura de los hombros y que caen hasta el piso, simbolizan las Santas Enseñanzas de la Iglesia, fluyendo como agua, nutriendo a la tierra y todo aquello que habita en ella.

Todos aquellos que participaron en aquel Servicio recibieron la Bendición del recién entronizado Metropolita Vitaly.

Al día siguiente, el Metropolita Vitaly, con miembros del Sínodo, Archimandritas, Protopresbíteros, Higúmenos, Sacerdotes, Hieromonjes, Proto-diáconos, Diáconos, Sub-diáconos, y monaguillos, sirvieron en la primer Liturgia de Vladika Vitaly como primado. Luego de celebrar los Divinos Misterios, todos los miembros del clero, 90 en total, procedieron a realizar - delante de los dos Iconos de la Teotokos – un Moleben en memoria de la Madre de Dios y de todos los nuevos mártires y confesores de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Al concluir el Moleben, Vladika Anthony, Arzobispo de Los Angeles, presentó al nuevo Metropolitano, y exclamó el tradicional Axios!

Hacia el mes de Octubre del año 2001, el Metropolita Vitaly decide dimitir a su cargo de Primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, a lo cual el 24 de Octubre es reemplazado en su cargo por Vladika Laurus; sin embargo, pocos días después el Metropolita dimitente - presionado por algunos clérigos y su secretaria personal - intenta reasumir el cargo, provocando bastante confusión por algunas semanas. El bando que apoyaba al anciano Metropolita de mas de 90 años - ROCE - no pudo conseguir apoyo por fuera del Sínodo de la ROCOR, como ser por parte de los Vétero-Calendaristas griegos, ni siquiera de parte de la Iglesia Ortodoxa Rusa Libre, liderada por Vladika Valentín de Suzdal. En la actualidad (2004), el cisma se halla prácticamente extinguido, el otrora Primado regresó al seno de la ROCOR, aunque según sus antiguos seguidores del Sínodo rebelde de la ROCE, sostienen que el Metropolita Vitaly se encuentra en una suerte de cautiverio. Sólo algunas parroquias en Europa Occidental, así como en Chile, responden al Sínodo que intenta restaurar la Primacía de Vladika Vitaly y su tradicional postura de virtual oposición a cualquier tipo de acercamiento con el Patriarcado de Moscú.

El Metropolita Vitaly, fue sin lugar a dudas, el primer Jerarca íntegramente formado en la ROCOR, es quizás por ello, que fue durante su gestión el más refractario al Patriarcado de Moscú y de Constantinopla, dotando a la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, de cierto carácter integrista que no tuvieron algunos de sus más celebres Jerarcas de tiempos anteriores, como ser, San Juan Maximovich, o incluso, el propio Metropolita Philaret, sobre todo a comienzos de su gobierno pastoral. 

LAURUS (SKURLA)
Su Eminencia, Metropolita
LAURUS (SKURLA)
 

El actual Metropolita Laurus, nació en 1928 en Ladomirova, Checoslovaquia; sus padres se llamaron Mikhail Ivanovich y Elena Mikhailovna Skurla. A la edad de 5 años, él comenzó a servir en el altar en los días de Fiesta, en la iglesia parroquial del Monasterio de San Job de Pochaev, en Ladomirova, el cual atendía a la población ortodoxa local. A la edad de 8 años, el futuro Metropolita, le solicitó al entonces Abad del Monasterio, el Archimandrita Serafín (mas tarde Arzobispo de Chicago y Detroit, +1987) que lo acepte como novicio. Su padre, entonces, le dio permiso y el joven Vassily (tal su nombre secular) ingresó al Monasterio a la edad de 11 años. Mientras el niño asistía a la escuela, él ya participaba plenamente también de la vida del Monasterio, levantándose a las 4 de la madrugada para celebrar el Oficio de Medianoche, y los demás Servicios Litúrgicos. El Archimandrita Ciprianos (Pzhov), iconografo del Monasterio de la Santísima Trinidad en Jordanville, Nueva York, jugó un importante rol en la educación del futuro Metropolita.

            En 1944, cuando el Ejército Rojo avanzaba sobre Checoslovaquia, la Hermandad del Monasterio debió ser evacuada; luego de ir a Bratislava, la Comunidad se mudó a Alemania y de allí a Suiza. Una vez que el Monasterio se radicó en Ginebra, el futuro Metropolita Laurus, fue hecho novicio a la edad de 16 años. En 1946, la Comunidad Monástica emigró a los Estados Unidos, ingresando al Monasterio de la Santísima Trinidad de Jordanville. En 1947, mientras era aún novicio, él se graduó en la primera camada del Seminario Santísima Trinidad

            En Marzo de 1948, inmediatamente antes de la Liturgia de los Presantificados, tres novicios fueron tonsurados como monjes rasoforos  - Vassily Skurla (actual Metropolita Laurus), Vassily Vanko (ahora Archimandrita Flor), y  Nikolai Gamanovich (actual Arzobispo Alypy de Chicago y Detroit).

            En 1949, el Padre Laurus vistió el pequeño hábito, en 1950 fue ordenado al diaconado, y en 1954 al presbiterado. 

            En 1959, el Padre Laurus fue elevado al rango de Higúmeno, y en 1966 a Archimandrita. Durante el transcurso del año 1967, el Archimandrita Laurus, fue consagrado como Obispo de Manhattan , y nombrado secretario del Sínodo de Obispos. Su consagración tuvo lugar en la Catedral de la Teotokos del Signo, en Nueva York, y fue celebrada por el Metropolita Philaret (Voznesensky, + 1986), el Arzobispo Averky (Taushev, +1976), el Arzobispo Nikon (Rklitsky, +1976), el Obispo Antonio (Medvedev, luego Arzobispo + 2002) y el Obispo Kyrill (Yonchev). 

            En 1976, luego del reposo del Arzobispo Averky, la Comunidad del San Job de Pochaev, eligió al Metropolita Laurus como Abad del Monasterio; de este modo, Vladika Laurus fue nombrado Obispo de Syracusa y Santa Trinidad, y Abad del Monasterio de la Santísima Trinidad. En 1981, fue elevado al rango de Arzobispo. 

            El Arzobispo Laurus se caracterizó por realizar muchas peregrinaciones a Tierra Santa, y de haber viajado por muchos países del Mundo Ortodoxo (incluyendo muchas peregrinaciones al Monte Athos). En 1983, el presidió la glorificación de San Paissy (Velechkosky) en la Skita del Profeta Elías en el Monte Athos. En su carácter de Abad, Vladika Laurus, dedicó bastante tiempo a la publicación de muchos escritos de formación teológica, así como de folletos misioneros.

            Durante el invierno del año 2001, el anciano Metropolita Vitaly (Ustinov), se retiró como Primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, debido a su avanzada edad, y a que comenzó a mostrar en los últimos meses - de aquel año - algunos indicios de una incipiente senilidad. En Octubre del 2001, el Concilio de Obispos de la ROCOR, eligió - en la primera votación – al Arz. Laurus como nuevo Metropolita de América Oriental y Nueva York, así como también Primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio.

            Las primeras semanas de gobierno del Metropolita Laurus, se vieron empañadas por el accionar de un grupo de clérigos que instigaron al anciano Metropolita dimitente a retomar sus funciones como Primado, esto causó cierta confusión durante algunas semanas, pero si bien los disidentes contaron con la presencia de Vitaly entre sus filas, no consiguieron que el cisma cundiera dentro de la estructura de la ROCOR, por lo cual este hecho- visto a la distancia - fue por demás anecdótico. El otrora Metropolita, se encuentra en la actualidad bajo cuidado del clero de la ROCOR, mientras que sus seguidores disidentes apenas cuentan con algunas parroquias en Europa Occidental, en Chile, y en algunos otros lugares.

            Un claro desafío pastoral que va a enfrentar el buen Metropolita Laurus durante su gestión al frente de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, es la de precisamente, romper el aislamiento eclesial y teológico en que la han sumido muchos años de sostener posturas integristas, que la hicieron casi comparable en ser una versión bizantina del lefebvrismo católico.

            Muy probablemente el Metropolita Laurus, quede en la historia de la Ortodoxia por ser el único Primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, en mostrar una explícita voluntad de reconciliación con el Patriarcado de Moscú. Por tal motivo, el Metropolita, envió - en Noviembre del 2003 - una comisión para tratar este tema a Moscú, dónde se reunieron con el mismísimo Patriarca Alexis II de Moscú y toda Rusia. Las mencionadas relaciones recién comienzan, y quizás haya que atravesar un largo camino para llegar a un buen entendimiento entre las dos Jurisdicciones, separadas por 70 años de resentimientos, desconfianzas e incomprensiones. Sin embargo habría de darse durante los primeros meses del año 2004, un paso aún más trascendente, el propio Metropolita Laurus, venciendo prejuicios de muchas décadas, se entrevistó por primera vez en Rusia, con el Patriarca Alexis II. Quiera el Buen Dios bendecir las conversaciones entre ambas Jurisdicciones, para que con un clima de verdad y sinceridad, se llegue a resultados positivos para el bien de la Iglesia Rusa.

 Laurus junto al Patriarca Alexis II

Metropolita Laurus junto al Patriarca Alexis II
de Moscú y toda Rusia

 

 
< Anterior   Siguiente >