Principal arrow Miselánea arrow Claves para comprender la situación actual De la ortodoxia rusa
Claves para comprender la situación actual De la ortodoxia rusa Imprimir

EL CISMA DE LA ROCOR

DEL AÑO 2001

Religion Watch – Enero 2002

Luego del retiro del Metropolita Vitaly (Ustinov) (Nac.1910), quien ha sido el Primado de la ROCOR desde 1986, el Concilio de Obispos eligió para ocupar el cargo al Metropolita Laurus (Skurla) (Nac.1928), el día 24 de Octubre del 2001. Durante los meses previos, el Metropolita Vitaly  - de frágil salud y con pérdida de memoria – firmó un número de declaraciones contradictorias. El día después de la elección del Metropolita Laurus, algunos visitantes persuadieron al retirado Metropolita Vitaly a dejar la Sede del Sínodo. Posteriormente, a fines de Octubre, el antiguo Metropolita firmó una declaración en el cual revocaba su retiro y declaraba a los miembros del Sínodo como usurpadores. El Metropolita fue apoyado en esta actitud por un grupo de clérigos y fieles quienes sospechan que el nuevo líder de la ROCOR, entre otras cosas, está ansioso por unirse al Patriarcado de Moscú.

Con la asistencia del controvertido Obispo Varnava (Prokofie), - quien ya se había separado por motus propio del Santo Sínodo - el Metropolita Vitaly ordenó a tres Obispos. El grupo se considera como la legítima continuidad de la ROCOR. En Europa, el bando pro-Vitaly tiene una fuerte adhesión entre las parroquias ROCOR de Francia; en la mayoría de ellas se conmemora a Varnava como Obispo, quien ahora fue elevado al rango de Arzobispo para Europa Occidental. La situación en Norteamérica y otras partes del Mundo no es aún completamente clara; parece que unas pocas parroquias en USA, así como unas pocas parroquias en Canadá, decidieron seguir al Metropolita Vitaly, a pesar de que la mayor parte de las parroquias de la ROCOR alrededor del mundo, permanecen bajo la Jurisdicción del Sínodo de New York.

 

  METROPOLITA VITALY            METROPOLITA LAURUS
     METROPOLITA VITALY            METROPOLITA LAURUS

En orden a distinguirse asimismo de la ROCOR, el nuevo grupo adoptó en Noviembre el nombre de “Russian Orthodox Church in Exile” (ROCE), sin embargo, esta decisión fue rescindida pocos días después, volviendo a usar el nombre de ROCOR. Por tal motivo, éste Sínodo es actualmente llamado ROCOR (V) - la V por “Vitaly”- en orden a prevenir confusiones con el principal cuerpo de la ROCOR. De acuerdo a fuentes bien informadas en el caso, miembros del ROCOR (V) tienen diferentes agendas, y parece improbable que puedan lograr mantener la unidad entre ellos en un futuro.

La ROCOR tiene unos 150.000 fieles aproximadamente alrededor del Mundo, sin embargo, esto no le ha impedido jugar un rol importante en la historia contemporánea de la Ortodoxia. Esta Jurisdicción se constituyó en los años 20 (del siglo XX) por Obispos ortodoxos rusos y fieles exilados, quienes no pudiendo mantener comunicación con el Patriarca de Moscú, fueron subsecuentemente y de modo involuntario sometidos a una nueva Administración de la Iglesia, la cual estaba bajo el control del Régimen Soviético, y a la que por ende decidieron rechazar. La ROCOR, entonces, intentó mantener la herencia Ortodoxa Rusa durante aquellos difíciles años, pero en la década del 60, también se convirtió progresivamente en un crítico acérrimo al Movimiento Ecuménico.

Seguidamente al final de la Guerra Fría y a la caída de la Unión Soviética, muchas cuestiones se originaron en torno al futuro rol de la ROCOR. Las relaciones entre la ROCOR y el Patriarcado de Moscú permanecen recelosas. El Patriarcado ha tenido un éxito parcial en confiscar propiedades de la ROCOR en varias partes del Mundo, lo que no ha ayudado a limar asperezas; por otra parte, la creación de parroquias bajo jurisdicción de la ROCOR en Rusia también causó conflictos. El Sínodo actual bajo el Metropolita Laurus parece, sin embargo, dispuesto a tomar en cuenta algunos signos positivos en la vida religiosa de Rusia, desarrollándose cautelosos diálogos con el Patriarcado.

Traducido al español

Por el Padre Gorazd

-Hieromonje-

Este Artículo fue originalmente publicado por el Boletín Mensual  Religion Watch.

 

CONFORMACIÓN DE LA“ROCE”

 - ROCOR.V -

 

Antes que nada, hay que aclarar el tema de la denominación de este nuevo grupo, puesto que su nombre más oficial es la sigla ROCE, lo que como indicamos mas arriba proviene de las letras de “Russian Orthodox Church in Exile”. En países como Argentina, Italia o Francia, la ROCOR  ya es denominada también por ese nombre, lo que hace muy difícil distinguir nominalmente un Sínodo del otro. En el Sitio Web PRO-ORTODOXIA, en el archivo dedicado a la Iglesia Rusa en el Exilio, en realidad se refiere a la ROCOR, y no a la actual ROCE.

 

Pero pasemos, sin más, al tema que nos ocupa: En Octubre del año 2001, se llevó a cabo una aparente tranquila elección de un nuevo Metropolita, nada hacía pensar que el anciano Metropolita dimitente se volvería sobre sus pasos a las pocas semanas, y reclamaría para sí, sus delegadas funciones de gobierno; acto que él mismo había convalidado con su propia firma. La reacción de uno y otro bando no se dejó esperar,  y hubo feroces disputas y reyertas internas, en las cuales se llegó, incluso, a golpear al viejo Metropolita.

 

Vitaly

El Metrop. Vitaly siendo atacado por un feligrés

Foto tomada el 22-11-01

 

Esta situación dejó prácticamente acéfala a la ROCOR por algunas semanas, puesto que en realidad reinó bastante confusión durante el comienzo del gobierno pastoral del Metropolita Laurus. La confusión y el enfrentamiento fue tal en aquellos días, que la policía canadiense debió intervenir, a pedido de algunos fieles, con el fin de impedirle al anciano Vladika Vitaly celebrar la Liturgia en una parroquia de aquel país, pues deseaba hacerlo en carácter de Primado de la ROCOR. Luego de esto, la situación se tornó evidente: se había concretado un cisma dentro de la Iglesia Rusa Fuera de Fronteras.

 

El Arz. Varnava de Canes jugaría un rol fundamental durante esta crisis, puesto que sería él quién ayudó al Metropolita Vitaly a consagrar nuevos Obispos para conformar un nuevo Sínodo que le sea totalmente incondicional; pero según recientes denuncias de miembros de la ROCOR (pro-patriarcado), el Arzobispo Varnava consagró él solo a los nuevos Obispos, mientras que el Metropolita Vitaly, sólo se limitó a asistir (revestido para la Liturgia) a dicha consagración, pero que pese a estar presente, no procedió a imponer las manos sobre los nuevos Obispos. De ser cierta y confirmada esta versión, se complicarían aún mas las chances de posicionar a la ROCE dentro del mundo de la Ortodoxia, puesto que las consagraciones episcopales dentro de ella tendrían una validez canónica bastante cuestionada, tal como las realizadas por Kyrios Mateos de Brestena -en Grecia- en el año 1948, o las realizadas por Vladika Galaction -Obispo retirado del Patriarcado Rumano- en el año 1955 en favor de los vétero-calendaristas de aquel país. (Estos últimos rectificaron finalmente sus consagraciones en el año 1979, con el auxilio de los vétero-calendaristas griegos del Sínodo -florinista- de Kallistos)

 

Vladika Vitaly

Vladika Vitaly durante los sucesos del año 2001

 

Mientras tanto, durante el desarrollo de esta crisis, los vétero-calendaristas griegos (Sínodo de Kyprianos), así como los de Bulgaria y Rumania, permanecieron fieles al nuevo Jerarca de la ROCOR, el Metropolita Laurus. Cabe destacar sin embargo, que al comienzo de esta crisis, Vladika Vitaly, intentó atraerlos -sin éxito- hacia su Sínodo; asimismo, el inquieto Metropolita, en sus ansias de dar mayor eclesialidad a su movimiento, tentó obtener la adhesión de la “Iglesia Ortodoxa Rusa Autónoma” liderada por el Metropolita Valentín de Suzdal, quién fue un ex obispo de la ROCOR en territorio ruso (a la sazón, excomulgado unos años antes por el propio Vitaly), pero tampoco lo acompañaría la suerte en esta empresa.

 

Metropolita Valentín

Metropolita Valentín de Suzdal

 

            Como es de imaginar, la ROCE, es refractaria a cualquier contacto con el Patriarcado de Moscú, sin embargo en este plano, el antiguo Metropolita Vitaly no está solo, puesto que su posición, con diferencia de algunos matices, es sostenida también por la “Iglesia Ortodoxa Rusa Autónoma

Artículo escrito

Por el Archimandrita Gorazd

Vicario Apostólico para América del Sur

 

SÍNODO DE LA IGLESIA ORTODOXA RUSA EN EL EXILIO

- ROCE -

 

Metropolita Vitaly, Primer jerarca de la ROCE

 

Arz. Varnava de Canes y Europa  (retirado)

 

Obispo Sergei, de Mansonville

 

Obispo Vladimir, de Sacramento

 

Obispo Bartolomé, de Granada

 

Obispo Anthony, de Los Ängeles y Sud América

 

Arcipreste Benjamín Joukoff, Secretario de la ROCE.

 

 

LOS PASOS DE LA ROCOR HACIA

LA RECONCILACIÓN CON MOSCÚ

 AÑO 2004

Visita  Rusia la Delegación Oficial de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Fronteras

En estos días gozosos de la Pascua, una delegación oficial de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Fronteras, encabezada por su más alto Jerarca, el Metropolita Laurus de la Costa Este de EEUU y Nueva York, arribó a Rusia por invitación especial de las autoridades de la Iglesia Ortodoxa Rusa (Patriarcado de Moscú).

Comitiva de la ROCOR arribando a Rusia

Comitiva de la ROCOR arribando a Rusia

El día 14 de Mayo del 2004, la delegación de la ROCOR llegó a Moscú, pues Su Eminencia, el Metropolita Laurus, tenía una reunión agendada con Su Santidad, el Patriarca Alexis II de Moscú. La reunión fue celebrada en una atmósfera cálida de mutua comprensión. Al día siguiente, los miembros de la delegación ROCOR asistieron al Servicio presidido por el Patriarca Alexis en el polígono de Butovo, lugar éste dónde fueron asesinados innumerables cantidad de mártires por parte del Régimen ateo, muchos de ellos han sido glorificados en tiempos recientes como Santos. Los miembros de la delegación también hicieron una peregrinación a los Monasterios de Donskoy y de Danilov, además visitaron las Lauras de la Santísima Trinidad y de San Sergio, así como también los lugares santos del Kremlin de Moscú.

Metropolita Laurus frente al Patriarca Alexis II

Metropolita Laurus frente al Patriarca Alexis II

Los  días 17 y 18 de Mayo, se reunieron para deliberar los delegados de la Iglesia Rusa fuera de Fronteras junto a sus pares del Patriarcado de Moscú. El día 18 de Mayo, sin embargo, estos debates fueron presididos por el mismísimo Patriarca Alexis II de Moscú y toda Rusia.

Participaron en las discusiones por parte del Patriarcado:  El Metropolita Juvenal de Krutitsy y de Kolomna, Presidente de la Comisión del Sinodal para la Glorificación de los Santos; el Metropolita Kirill de Smolensk y de Kaliningrado, Presidente del Departamento Relaciones Exteriores de la Iglesia Rusa del Patriarcado de Moscú; el Arzobispo Innokenty de Korsun, Presidente del Comité Sinodal para el diálogo con la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Fronteras; el Protopresbítero Vladislav Tsypin, Miembro del comité Histórico-Judicial del Patriarcado de Moscú; el Prior del Monasterio de Sretensky, Archimandrita Tikhon (Shevkunov); el Protopresbítero Leonid Roldugin, Decano del Preobrazhensky de Moscú; el Protopresbítero Nikolai Balashov, Secretario de las Relaciones Inter-Ortodoxas del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú; el Protopresbítero Georgii Mitrofanov, Profesor del Seminario Teológico de San Petersburgo, y finalmente el Protopresbítero Maksim Kozlov, Profesor de la Academia Teológica de Moscú.

La Delegación Oficial de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Fronteras, en tanto, fue encabezada por: el Metropolita Laurus de la Costa Este y Nueva York. Participando de la Delegación se encontraba también el Arzobispo Mark de Berlín, Alemania y Gran Bretaña, Presidente del Comité para las negociaciones con el Patriarcado de Moscú; el Arzobispo Kyrill de la Costa Oeste y San Francisco; el Protopresbítero Alexander Lebedeff, Rector de la Catedral de la Santa Transfiguración de Los Ángeles y Secretario del Comité para las negociaciones con el Patriarcado de Moscú; el Protopresbítero Peter Perekrestov, Secretario de la Diócesis Americana occidental; el Protopresbítero Nikolai Artemoff, Secretario de la Diócesis Alemana; el Protopresbítero Peter Holodny, Tesorero del Sínodo de Obispos; el Presbítero Serafim Gan, Miembro de la Administración del Sínodo de Obispos, y por último, el Presbítero Pavel Ivanov, clérigo del Monasterio de la Santa Trinidad de Jordanville, NY. 

Si hay algo que quedó firmemente expresado en las deliberaciones celebradas en Moscú durante el mes de Mayo del 2004, es el deseo común, tanto del Patriarcado de Moscú, como por parte de la ROCOR, de superar la trágica división que sufrió el pueblo ruso con motivo de la Revolución y la consecuente Guerra Civil, así como también es el deseo de ambos bandos, lograr el reestablecimiento de la Comunión Eucarística y de la Unidad Canónica dentro de la Iglesia Ortodoxa Rusa, de la cual la Iglesia Rusa fuera de Fronteras, se sintió siempre como una parte indisoluble de la misma. La meta es por tanto, acercar más ese día, para cuando con una sola voz y un solo corazón se pueda Glorificar a Dios.

Un papel importante en la resolución de los variados problemas que obstaculizan la restauración de la Comunión Plena entre ambas Jurisdicciones, está reservado -sin lugar a dudas- a los Comités que fueron establecidos en Diciembre del 2003 por las Jerarquías del Patriarcado de Moscú y por la de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Fronteras. Si bien los Comités vienen trabajando, en principio, por separado; hay una clara voluntad de que en un futuro cercano comiencen a trabajar conjuntamente. Los Comités están encargados de desarrollar una visión común sobre las siguientes materias, basándose no solo en la vivencia histórica de la Iglesia Rusa, sino también afrontando los actuales desafíos por los que atraviesa la Iglesia. Las materias a tratar por ambos Comités son:

  • Clarificación de los principios de la relación entre la Iglesia y el Estado de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia.

 

  • Clarificación de los principios de la relación entre la Iglesia Ortodoxa y las Comunidades Heterodoxas, así como también su participación en organizaciones inter-confesionales a la luz de la Tradición de la Iglesia.

 

  • Clarificación del estatus de la “Iglesia Ortodoxa Rusa fuera Fronteras” como parte Autónoma (es decir autogobernada) de la Iglesia Ortodoxa Rusa

 

  • Establecimiento de las condiciones canónicas para la restauración de la Plena Comunión Eucarística.

Los Comités deberán elaborar, por voluntad de Dios, una declaración conjunta sobre las cuestiones antedichas, la cual deberá reflejar el entendimiento actual entre la Iglesia de Rusia y la de la Iglesia Rusa fuera de Fronteras. Esta declaración será presentada para la posterior confirmación por parte de los Jerarcas del Patriarcado de Moscú y la ROCOR.

También fue reconocido como necesario continuar el estudio académico-histórico de los acontecimientos acaecidos en la Iglesia Rusa durante el siglo XX, por parte de un equipo mixto de estudiosos, especialmente, en lo referente al examen del podvig de los Nuevos Santos Mártires y de los Confesores de Rusia, así como también revisar el accionar de la Iglesia bajo condiciones de persecución por parte del Régimen Ateo.

Atestiguamos con alegría la mutua comprensión, que es cada vez mayor, entre ambos bandos al discutir asuntos que en el pasado eran causas de profundas divisiones, quienes participaron de estas deliberaciones observaron la importancia de refrenarse sobre los pasos que podrían dañar el proceso de una posterior reconciliación, en especial, lo concerniente a evitar expresiones que encerrasen animosidades. Un especial cuidado tuvieron en este aspecto los clérigos y demás participantes de las delegaciones de ambas Iglesias.

Aquellos quienes participaron de las deliberaciones de Moscú están llenos de Fe de que tanto la humana debilidad mortal, así como las limitaciones, serán superadas por el Poder de Dios, y por las súplicas fervientes de los Nuevos Mártires y Confesores de Rusia.

San José de Petrogrado

Metropolita San José de Petrogrado (+1938)

Traducido y Adaptado al español
Por el Archimandrita Gorazd

 

LAS PRIMERAS DECLARACIONES CONJUNTAS DEL PATRIARCADO DE MOSCÚ

Y LA IGLESIA ORTODOXA RUSA FUERA DE FRONTERAS

 

AÑO 2005

 

El Patriarcado de Moscú y la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero -Sí­nodo del Metrop. Laurus (también conocido como ROCOR-L según sus siglas en inglés) publicaron los primeros documentos desarrollados durante las Sesiones de las Comisiones Conjuntas en pro de un acercamiento entre ambas Iglesias. El 21 de junio fueron publicados - en simultáneo - estos cuatro documentos en los sitios Web oficiales de ROCOR (L) y en el del Patriarcado de Moscú, sus títulos son:

 

1.      Sobre el Trabajo Conjunto de las Comisiones del Patriarcado de Moscú y la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero.

 

2.      Sobre la Actitud de la Iglesia Ortodoxa con respecto a los Heterodoxos y con respecto a las Organizaciones inter-confesionales

.

3.      Sobre la Relación entre la Iglesia y el Estado.

 

4.      Y finalmente un Comentario acerca de este último documento conjunto de las Comisiones del Patriarcado de Moscú y la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero, Titulado "Sobre la Relación entre la Iglesia y el Estado."

 

Las actividades del Metropolita Sergio (fundador del Sergianismo) fueron calificadas como “Podvig” según el cuarto documento: "Un punto de vista crí­tico acerca del anterior documento [referido a la declaración del Metropolita Sergio ofreciendo lealtad al Poder Soviético--Vd] no equivale a condenar a Su Santidad el Patriarca Sergio, y no expresa de ninguna manera un intento de manchar a su persona o mitigar el podvig [esta palabra sólo aparece en el texto original ruso] de su servicio patriarcal en los años difí­ciles de la vida de la Iglesia en la Unión Soviética."

 

El documento conjunto también afirma que: "Después del Concilio de la Iglesia en 1945 [Concilio del Patriarcado de Moscú convocado por Stalin, quien elegiría a un patriarca, desdeñando la opinión de la mayoría de los Obispos--Vd], una porción significante del clero y del laicado "no conmemorante" entró bajo la jurisdicción del Patriarcado de Moscú”. Esta declaración marca un cambio crucial de la posición oficial de ROCOR(L) con respecto a la Iglesia de la Catacumbas [la cual era innegablemente refractaria al Nuevo Patriarcado de la Era Soviética]

 

 

 

POSICIÓN DE LA “ROCE” FRENTE AL ACERCAMIENTO

ENTRE LA ROCOR Y EL PATRIARCADO DE MOSCÚ

 

Dolorosa Epístola del Sínodo de Obispos a todos los Fieles Hijos e Hijas Fieles de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero

 

 

26 junio de / 9 de julio de 2005 

Aparición del Icono de la Madre de Dios  «Tikhvin» 

 

Con el corazón lleno de aflicción nos hemos enterado de los (hasta ahora no publicados) «acuerdos conjuntos de los documentos de la Comisión para el diálogo entre la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero y la Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado de Moscú», y si restaba alguna esperanza en cuanto a que el episcopado liderado por el Metropolita Laurus volvería a sus cabales, ahora ya ha desaparecido por completo.

 

Lo que ha ocurrido ahora no sólo es un cambio en la posición canónica de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero, sino también es la consumación de una traición espiritual de parte de sus supuestos representantes, quienes aceptaron todas las condiciones impuestas por la Administración del Patriarcado Moscú y quienes también desecharon sus propias convicciones, expresadas en el pasado en la «Apelación del Sínodo de Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero a los Ortodoxos Rusos», fechada el 18 de febrero /2 de marzo de 2000.

 

Firmemente convencidos del hecho de que muchos continúan siguiendo a esta jerarquía debido a una comprensión insuficiente de lo que está sucediendo, nosotros, los miembros del Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero [ROCE], nuevamente con profundo amor llamamos a todos los pastores y laicos a recordar el Canon 15 del Primer y Segundo Concilio de Constantinopla que exime a los cristianos ortodoxos de toda sumisión hacia un episcopado infiel.

 

Hoy, todos los creyentes que se encuentran bajo el Omoforión del Metropolita Laurus deben escoger si aceptan cobijarse bajo el Omoforión de la Pseudo-Iglesia conocida como Patriarcado de Moscú, o escuchar la voz de la conciencia, y permanecer en la Iglesia Rusa en el Extranjero [ROCE], la cual es incansablemente pastoreada por el Metropolita Vitaly.

 

+ Metropolita Vitaly

+ Obispo Sergio

+ Obispo Vladimir

+ Obispo Bartolomé

+ Obispo Anthony (de Sudamérica)

 

Secretario: Protopresbítero Mitróforo Benjamín Zhoukoff

 

Nota. Del Canon 15 del Primer-Segundo Concilio de Constantinopla:

 

«... Pero en cuanto a aquellos quienes... rompan comunión con el que preside, es decir, con el que predica la herejía públicamente y a cabeza descubierta la enseña en la Iglesia, tales personas no sólo no están sujetas a pena canónica..., sino que son dignas de muy debido honor entre los ortodoxos. Porque ellos han condenado a falsos obispos y falsos maestros, sin fragmentar la unidad de la Iglesia con el cisma ,sino mas bien, han buscado liberar a la Iglesia de todo cisma y división».

Artículo publicado por

Vertograd en Español

 

VOCES DISIDENTES DENTRO DE LA PROPIA ROCOR

 

            La posición de algunos clérigos, seglares, y Obispos, distan de ser monolíticas dentro del Sínodo de la ROCOR, conducida por el Metropolita Laurus, como muestra de lo que aquí sostenemos, se procederá a transcribir una entrevista hecha por un medio ruso llamado “Portal Credo”.

 

Declaración realizada por el Obispo Gabriel (Chemodakov) de Manhattan, Secretario de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero (Metropolita Laurus): "A LA MAYORÍA DE NUESTROS FIELES LE ES POCO CLARO EL POR QUÉ DE REPENTE TENEMOS UNA POSICIÓN DIFERENTE CON RESPECTO AL PATRIARCADO DE MOSCÚ."

 

ENTREVISTA

 

Portal-Credo.Ru: ¿Podría hacernos algún comentario con respecto a los cuatro documentos que recientemente aparecieron en simultáneo en los sitios oficiales de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero- Met. Laurus (ROCOR-L) y el Patriarcado de Moscú, cuales fueron el trabajo conjunto de sus comisiones para el diálogo en vistas a la unificación y cuales fueron aprobados respectivamente por la dirigencia de ambas Iglesias, y puntualmente la parte dónde las actividades del Metropolita Sergey (Stragorodsky) fueron definidas como un gran "sacrificio (podvig) de servicio"? ¿Cuánta influencia tienen estos documentos en cuanto al proceso de unificación de estas Iglesias?

 

Obispo Gabriel: Por ahora, es prematuro decir que porque estos documentos fueron aceptados, el próximo paso es la unificación. Mas precisamente, estos documentos deben verse como un anteproyecto para un futuro desarrollo. Yo debo enfatizar, y ésta no es sólo mi propia opinión, es mas, asumo la opinión de algunos de los otros obispos de nuestra Iglesia, en que primeramente debemos llegar a un acuerdo mutuo en todos los problemas que nos enfrentan.

 

Pienso que en estos documentos hay ciertas cosas, incluso la redacción podría llevar a algún tipo de confusión y dar la impresión de que hemos claudicado nuestra posición y que adoptamos totalmente la posición del Patriarcado de Moscú. Éste no es el caso. Estas comisiones se han esforzado mucho. En los documentos que ellas han producido, por supuesto, hay muchas cosas que me han perturbado mucho, y que también perturbaron a muchos otros. Por ejemplo, el "sacrificio (podvig) del servicio" del Metropolita Sergey. Claro, yo nunca podría llamar a su servicio un "sacrificio", y pienso que muchas personas están disgustadas por esta expresión. Al mismo tiempo, sin embargo, la comisión del Patriarcado de Moscú ha tenido que acceder a mucho de lo que nosotros peticionamos y estamos de acuerdo por lo menos en que la Declaración del Metropolitano Sergey esta en esencia equivocada. La Iglesia simplemente no debe comportarse de la forma en que el Metropolita Sergey lo hizo, no importa las circunstancias en las que se hubiera encontrado en aquel tiempo.

 

Recordemos que nosotros vamos a tener un Concilio de Toda la Diaspora el próximo año, cada diócesis será representada por delegados escogidos de entre el clero y los laicos. Pero no importa qué decisiones salgan de este concilio, ellas deben ratificarse por un Sínodo de los obispos que tendrá lugar luego del Concilio.

 

Podría señalar que todavía nosotros debemos comenzar una seria discusión con respecto al Ecumenismo, pero hasta el momento principalmente se ha estado hablando sobre la Declaración, sobre el propio Metropolita Sergey, y sobre qué tipo de relación debe existir entre la Iglesia y el Estado. Se ha dedicado muy poco tiempo a la cuestión del Ecumenismo.

 

Usted pudo haber notado que el día que estos documentos aparecieron en el sitio Web del Patriarcado de Moscú, la noticia top del día fue la reunión del Patriarca Alexy II con una comisión del Consejo Mundial de Iglesias. Nuestros documentos, en cambio, estaban en tercer o cuarto lugar. Ver esto puede alterar a cualquiera, mas a nosotros en el extranjero. Esto me dice que resolver la cuestión del Ecumenismo será algo muy problemático. Por esta razón, hablar de cualquier tipo de unificación es prematuro, siempre y cuando, el problema de Ecumenismo permanezca sin solución.

 

Portal-Credo: ¿Cómo es la relación entre los Obispos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero (Met. Lavr), que están a favor de la unión con el Patriarcado de Moscú y aquellos obispos que tienen una posición mas dura, basada en principios tales como los que la Iglesia en el Extranjero siempre ha tenido?

 

Obispo Gabriel: Yo no puedo hablar por mis compañeros obispos. Quiero creer, y espero, que todos los obispos de la Iglesia en el Extranjero estén de acuerdo con la idea de que nosotros no podemos hablar de ninguna unificación hasta que todas las difíciles problemáticas hayan sido resueltas. Si, hasta aquí, hasta cierto punto, hemos logrado algún acuerdo, (aunque esto también es discutido acaloradamente; tomemos por ejemplo la Declaración del Metropolita Sergey, sobre su servicio, y su denominado "sacrificio"), no obstante, estoy convencido de que este acuerdo será causa de mucha tensión y discordancia entre nosotros. Estoy seguro que ninguno de nuestros obispos esquivara su opinión sobre estos problemas a fin de acelerar el proceso hacia cualquier tipo de unificación. Ignorar estas cosas o decir que ellas ya no son tan importantes para nosotros, como lo han sido todos estos últimos años, sería imposible, porque nosotros tenemos a nuestros fieles allí, observando, y están muy disgustados por este proceso.

 

Portal-Credo: Debo hacer una pregunta respecto a: ¿Qué opinan los fieles y el clero -excluyendo a los obispos- sobre este proceso?

 

Obispo Gabriel: Hay obispos que se inclinan mas que otros hacia un proceso de unificación mas rápido. Éste también puede ser el caso entre los laicos. No obstante, tengo la impresión, conociendo la situación y estado de animo de las diócesis, que una porción grande de nuestros fieles, y aunque soy renuente a utilizar la expresión "inmensa mayoría", está observando esta perspectiva de unificación con mucho recelo, con alarma y preocupación, pues desconfían de la actual estructura del Patriarcado de Moscú. Aun, si nosotros llegáramos a un acuerdo en todos los puntos con el Patriarcado, todavía esta desconfianza permanecería.

 

Nuestros fieles mas practicantes comprenden lo que nos separó en el pasado y aún nos separa. Nuestros feligreses piensan que el tiempo para la unificación todavía no ha llegado. Aun no podemos afirmar con verdadera certeza y con clara conciencia que ha llegado el tiempo oportuno para la unificación, dado que para ello, todas las cuestiones y problemas deben ser resueltos. Sé que hay muchas personas entre nuestra gente que desean la unificación, y que abiertamente hablan y escriben sobre este tema, pero creo que no estaría errado si dijese que la mayoría de ellos, si bien no se oponen completamente a ello, observan este proceso con cierta cautela.

 

Portal-Credo: Voy a hacerle una pregunta muy provocativa y afilada, que si usted  desea puede no contestar, pero igualmente se la formularé: Un número bastante grande de cristianos ortodoxos, tanto de Rusia y como en el extranjero, consideran que el Patriarcado de Moscú es desde el punto de vista eclesiástico, una creación totalmente anticanónica e ilegitima, porque prácticamente todos sus actuales obispos de alto rango recibieron sus nombramientos en el período soviético con la bendición, no solamente de las autoridades y dirigencia atea, sino bajo el control de la KGB; es por ende que con este tipo de estructura montada, sería absolutamente imposible tener algo con ellos hasta que la totalidad de su dirigencia que fue nombrada por el régimen soviético sea reemplazada. Es una situación similar a cuando el Señor guió a los Israelitas durante cuarenta años en el desierto, para que ellos no llevaran la impureza de la esclavitud a la Tierra Prometida…

 

Obispo Gabriel: Yo pienso que hay muchos miembros de nuestro rebaño que tienen la misma opinión. Exactamente como usted dice. Ésta es la impresión que todos nosotros teníamos antes. Que es como entendíamos al Patriarcado. Nosotros dijimos que éramos y que siempre fuimos una parte de la Iglesia de Rusia, pero nunca dijimos que el Patriarcado de Moscú era la parte principal de la Iglesia de Rusia; o incluso la "Iglesia Madre", como le gusta llamarse a si misma. Había incluso una cuestión acerca si ella podía o no ser tomada como una parte de la Iglesia de Rusia. Por esta razón, para la mayoría de nuestros fieles, es poco claro este cambio y el por qué de repente tenemos una posición diferente con respecto al Patriarcado de Moscú, como si nunca antes hubiera habido otra posición. Pero hubo otra. Esta cooperación en marcha con el Patriarcado de Moscú esta preocupando al rebaño y a mi, y aunque el gobierno ya no es mas comunista, todavía existe mucho del período comunista. Por ejemplo, no hace mucho tiempo atrás, el Patriarca felicitó al presidente comunista de Vietnam con motivo de la victoria del Comunismo. Esto, como usted sabe, nos conmociona, y es todavía más, nos preocupa. Y hay muchos ejemplos similares. Esto demuestra, en absoluto, que la Iglesia todavía no está separada del gobierno. Continúa cooperando con él, y quizá, como era antes, el gobierno continúa siendo el que manda; ¿cómo entonces la Iglesia puede vivir y desarrollarse? Muchas personas están angustiadas por este proceso de unificación, pues nosotros podríamos perder nuestra propia libertad, nuestra autonomía y posición justa, todo aquello que hemos mantenido todos estos años.

 

Corresponsal para Portal-Credo.Ru:

 Vladimir Oyvin

 

 

PRIMEROS PASOS HACIA LA UNIÓN

ECLESIÁSTICA-SACRAMENTAL

AÑO 2006

 

            En un primer paso histórico, según lo informado por el propio Website Oficial del Patriarcado de Moscú, un Obispo de la Iglesia Ortodoxa Rusa ordenó un diácono para la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio (bajo el Metropolita Laurus) durante la celebración de la Liturgia del Domingo de la Ortodoxia; según esta fuente “el evento ha sido posible gracias al contexto de dialogo existente entre el Patriarcado de Moscú y la ROCOR, el cual se inspira en la superación de las divisiones que se produjeron durante los trágicos años del siglo XX dentro de la Iglesia Rusa.”


            El Domingo de la Ortodoxia, el Rector del Seminario y la Academia Teológica de Moscú, el Arz. Marcos de Vereya, ordenó al seminarista de tercer año llamado Thomas Ditz, como diácono. El estudiaba en la Escuela Teológica de Moscú con la bendición de Su Santidad, el Patriarca Alexis II de Moscú y toda Rusia, quién autorizó esto como respuesta a una petición elevada por el Arz. Marcos de Berlín y Alemania perteneciente al Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio.

 

            Esta es la primera ordenación de un clérigo de la ROCOR por parte de la Jerarquía Rusa Patriarcal

.
 
< Anterior   Siguiente >