Principal arrow Miselánea arrow Sobre el fallido concilio unionista de Nis del año 2002
Sobre el fallido concilio unionista de Nis del año 2002 Imprimir
PATRIARCADO SERBIO – IGLESIA DE MACEDONIA

 

            El presente artículo tiene como objetivo fundamental, poner al tanto a nuestros lectores de habla hispana, sobre los poco conocidos acontecimientos que se vienen produciendo en las Iglesias Ortodoxas de esa región de la Europa Balcánica..

            Como bien sabemos, la Iglesia Ortodoxa de Macedonia, sufrió durante la segunda década del siglo XX, la misma suerte que su Iglesia Hermana de Montenegro, y fue sometida en aquella misma época, a la tutela jurisdiccional del Patriarcado Serbio cuando se conformó el Reino de Yugoslavia bajo el gobierno del Rey Alejandro. 

            En 1967, finalmente, un grupo de Obispos pertenecientes al propio Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Serbia, pero que eran étnicamente macedonios, decidieron unilateralmente restituir la Autocefalía a la muy venerable Iglesia de Macedonia. Esta acción nunca sería reconocida por el Patriarcado Serbio, ni por el resto de las otras Iglesias en comunión con Constantinopla. 

            El fallido Sínodo de Nis, celebrado en el año 2002, pareció ser el primer intento medianamente serio por reconciliar ambas Iglesias y regularizar las relaciones canónicas de la Iglesia Ortodoxa de Macedonia con el Patriarcado Serbio desde aquel lejano año de 1967.  Sin embargo, lamentablemente, este Concilio no llegó a buen puerto y sólo sirvió para agravar aún mucho mas de lo imaginable la situación de la ortodoxia en los balcanes.

 

Metropolita Stefan

Metropolita Stefan -centro- durante el Rito de fundación de un nuevo templo durante el año 2004 

 

            Según lo manifestado por las autoridades del Patriarcado Serbio, ellos no están contra la autonomía, e incluso, contra una eventual autocefalía de lo que aún consideran sus Diócesis en la República de Macedonia, pero antes de comenzar a discutir cualquier tema, la Iglesia Ortodoxa de Macedonia, así como sus Obispos, deberían deponer toda actitud de soberanía eclesiástica para someterse el orden canónico de la Iglesia Serbia, y recién entonces se comenzarían a resolver las disputas jurisdiccionales, dejando en manos del Santo Sínodo Serbio, y sin fecha concreta a tratar, la cuestión central del conflicto: la reclamada Autocefalía para la Iglesia Ortodoxa de Macedonia. 

            Es curioso ver en este altercado jurisdiccional como el Patriarcado Serbio acusa a la Iglesia de Macedonia de estar estrechamente vinculada al gobierno de aquel país, olvidándose que todo el poder que acumuló durante la segunda década del siglo pasado fue gracias a la política de Iglesia Única impulsada por el Rey Serbio Alejandro I de Yugoslavia. Esa misma acusación suele hacerle también el Patriarcado Serbio a la Metrópolis Autocéfala de Montenegro, olvidando que dicho Patriarcado usufructuó de todo el poder estatal necesario (ya sea de origen monárquico o comunista) para someter a sus Iglesias Hermanas durante gran parte del siglo XX. En lo personal creo que si esta venerable jurisdicción no realiza un profundo mea culpa sobre este tema, va a ser muy difícil que pueda mantener un dialogo serio tanto con la Iglesia de Macedonia, como con la de Montenegro.

LOS HECHOS ACAECIDOS EN MACEDONIA EN 2002

            En la primavera europea del año 2002, muchos creyeron ver al alcance de la mano el fin del conflicto entre las Iglesias Ortodoxas de Serbia y Macedonia, con la consecuente normalización de las relaciones canónicas entre ambas luego de las reuniones mantenidas en el Monasterio de Sveti Naum, junto a Ohrid, las cuales produjeron la elaboración de un Documento de Acuerdo, durante mayo de 2002, y que fue firmado por Obispos de ambas Iglesias en la ciudad de Nis, República de Serbia; sin embargo todo fracasó. Si bien participaron en los encuentros algunos delegados del Patriarcado de Moscú y de Constantinopla, los esfuerzos de ambas Sedes no pudieron lograr un entendimiento entre ambas Iglesias balcánicas.

            Según las autoridades del Patriarcado Serbio, la razón principal del fracaso del Acuerdo de Nis, fueron las presiones del propio gobierno civil de la República de Macedonia, mientras que según el Sínodo Macedonio, la razón estribaba en que el acuerdo no abordaba el motivo central del problema, que es la autocefalía, y no la concesión de una autonomía vivenciada como una suerte de premio consuelo por la Jerarquía de la Iglesia Ortodoxa de Macedonia.

            El único Obispo macedonio que se sometió voluntariamente a las resoluciones estipuladas del Acuerdo de Nis, fue el Metropolita Jovan, quien estaba al frente de las Diócesis Macedonias de Vadar y Veles; este clérigo era un ex-estudiante de la Facultad de Teología de Belgrado, y era conocido entre sus pares por ser el mas pro-serbio del Sínodo Macedonio. Si bien un sector del clero en esa República muestra una cierta voluntad de acuerdo con el Patriarcado Serbio, las prósperas Eparquías de Australia y Nueva Zelanda (países dónde reside una numerosa diáspora) son las que se mostraron mas refractarias al Acuerdo de Nis.

 

Metropolita Jovan

Metropolita Jovan

 
           Como consecuencia de la decisión unilateral del Metropolita Jovan de acatar el acuerdo sin el debido consenso con los restantes miembros del Santo Sínodo de Macedonia, fue inmediatamente expulsado del mismo, llegando incluso a ser encarcelado y condenado a dos años de prisión -bajo fianza- por intentar celebrar la Divina Liturgia en el templo donde lo hacía habitualmente. Esto despertó una fuerte protesta por parte de algunas ligas de defensa de Derechos Humanos. 

 

            Finalmente, el Metropolita Jovan, debió consagrar una habitación de su propia vivienda para poder celebrar la Divina Liturgia, pero al mismo tiempo podía felicitarse por haber sido ascendido al cargo de Metropolita de Ohrid y Exarca de la Iglesia Ortodoxa Serbia en Macedonia. Otros dos Obispos fueron consagrados para auxiliar al atribulado Metropolita Jovan en su nuevo Exarcado Serbo-Macedonio, Joakim Jovceski, en calidad de Administrador del Arzobispado de Ohrid, y Marko Kimev, en calidad de Vicario del Metropolita Jovan. De este modo el Patriarcado Serbio que parecía querer recomponer sus lazos con la Iglesia de Macedonia en Mayo de 2002,  decidió a las pocas semanas echar las bases de una Jerarquía Rival al Sínodo Macedonio en su propio territorio canónico; sin embargo el nuevo exarcado tenía una falencia inicial: prácticamente carecía de fieles.

Metropolita Jovan en Sirviendo en su Departamento

 

 

Metropolita Jovan en Sirviendo en su Departamento

 

 

            El 2 de Agosto de 2003, con la celebración de los festejos de Ilinden, se produjo una nueva escalada en este conflicto. Efectivamente en esa fecha se festeja la primera insurrección anti-turca de Macedonia en 1903, y también la proclamación en 1943, de la República Federativa de Macedonia; hecho ocurrido junto al Monasterio Svti Prohor Pcinjski, el cual actualmente se encuentra en Serbia, a pocos kilómetros de la frontera con Macedonia. Las autoridades del Patriarcado Serbio, decidieron en el marco de esa festividad nacional de su país vecino, descargar toda su frustración por el malogrado Acuerdo de Nis y negar el acceso a laicos y clérigos macedonios al histórico monasterio; esta actitud del clero serbio provocó una escalada en el ámbito diplomático que fue resuelta por la acción pacificadora del Ministro de Relaciones Exteriores de la Unión de Serbia-Montenegro Goran Svilanovic.            

Lamentablemente, las tensiones irían en aumento con el correr de los meses, cuando durante el trascurso de ese mismo año, el Nuevo Exarcado Serbio aprobó un acuerdo de unidad canónica con tres importantes monasterios macedonios, haciendo pasar bajo su omoforión a unos treinta monjes y monjas, es decir, cerca de la mitad de los efectivos monásticos de aquella República, sin embargo, la respuesta del Secretario de la Eparquía Macedonia de Skopje no se hizo esperar, y anunció que no solo la Iglesia, sino también el Estado tomarían medidas contra esos monjes. Efectivamente, ellos no tardaron en ser desalojados y arrestados por la policía al igual que el Metropolita Jovan, entonces nuevamente la disputa pasó al ámbito diplomático, y el gobierno Serbio debió interceder ante las autoridades civiles de Macedonia para la liberación del inquieto Metropolita. 

            Este tema, que a ojos occidentales podría aparecer como anecdótico, no lo es en la República de Macedonia, dónde el caso obtuvo lugares destacados dentro de la prensa nacional y suscitó gran interés entre el común de la gente; sin embargo en la vecina Serbia, este acontecimiento es observado por la opinión pública, con bastante indeferencia. Es por tal motivo, que dentro de este contexto el Parlamento Macedonio adoptó por unanimidad una resolución de apoyo a la Iglesia Local. Cabe destacar que la defensa de la Iglesia Ortodoxa Macedonia es indisociablemente percibida por el pueblo de aquel país, como parte de la defensa de su Estado e identidad nacional, siendo el único tema que abroquela tanto al oficialismo como a la oposición en aquella República. Esta misma situación, aunque de manera algo mas moderada, se repite también en el conflicto entre el Patriarcado Serbio y la Iglesia Ortodoxa de Montenegro, la cual fue durante siglos, artífice fundamental de la identidad nacional montenegrina. 

            El preámbulo constitucional dictado durante el año 2001, el cual garantiza la libertad de culto, no hace referencia alguna al conflicto Inter-ortodoxo serbo-macedonio, lo cual supone implícitamente que todas las comunidades ortodoxas presentes en aquel país reconocen la autoridad del Metropolita Stefan de la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Macedonia como única autoridad legítima. Por tal razón los conflictos suscitados entre aquellos sacerdotes que se integran al Patriarcado Serbio, con sus autoridades eclesiásticas macedonias, tienden a ser percibidos actualmente, como problemas de orden civil de usurpación de edificios o propiedades.

            En la actualidad la República de Macedonia se debate entre las crispaciones de las diferentes comunidades que habitan su suelo, y una franca apertura política. Durante estos años se hicieron algunos progresos sensibles y la República de Macedonia pudo presentar su candidatura oficial a la Unión Europea, aunque las resoluciones que llevan a aquella integración aún demoran en poder ser aplicadas. Mientras tanto, la inmensa cruz luminosa que domina el cielo de Skopje por las noches -desde el verano del año 2002- es percibida por las minorías musulmanas de origen albanés, como una provocación de la Iglesia Ortodoxa, la cual tiene mas de 1500 años de presencia en aquel país. 

En tanto, el Metropolita Jovan, ha vuelto a ser encarcelado durante este año 2005 por las autoridades de la República de Macedonia, acusado de alterar el orden público, y promover acciones hostiles contra el Estado y la Iglesia de la República de Macedonia. Algunas Iglesias Ortodoxas -como ser la Rusa, o la O.C.A-, así como distintas ligas de Derechos Humanos protestaron contra el encarcelamiento del Metropolita Jovan, quién llegó incluso a contar (en esta causa) con el inesperado respaldo del Vaticano. 

Durante este mes de Agosto (2005) la respuesta del Patriarca Pavle no se hizo esperar, y contra todo análisis lógico, procedió a anatemizar a toda la Jerarquía de la  Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Macedonia, así como también a toda su feligresía; sin embargo esta acción desmedida no es respaldada ni siquiera por el resto de los Patriarcados, es de este modo que el propio Patriarca Alexis de Moscú, salió al cruce de su par serbio. En tanto el presidente de Macedonia, pidió la mediación del mismísimo Patriarca de Constantinopla 

            Para concluir, debemos decir que la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Macedonia, y su Iglesia hermana, la Metrópolis Ortodoxa Autocéfala de Montenegro, mantienen comunión plena, conservando de este modo, la Unidad Canónica que las confraternizó durante varios siglos. A continuación se reproducen las resoluciones del Acuerdo de Nis.

 

 

 

Artículo escrito por el

Archimandrita Gorazd

 

Borrador del Acuerdo de Nis

 

Para el reestablecimiento de la Unidad de la Iglesia

 

Teniendo en cuenta las reales necesidades espirituales y pastorales, el Santo Sínodo de Obispos de la Iglesia Ortodoxa Serbia cuyas resoluciones números 41/1958, 6/1959 – las cuales constan en el libro de registro 57 fechado el 17/1 1959;  establecen que la Iglesia Ortodoxa Serbia, o sea, el Patriarcado de Pec reconoce la amplia independencia de la Iglesia, es decir, la mas amplia autonomía eclesiástica para las Diócesis de la Iglesia Ortodoxa existentes en la República de Macedonia, dejando el asunto de su estatus final librado al orden canónico y católico (universal) de la Iglesia Ortodoxa, y a un futuro consenso de la totalidad de la Iglesia en el Espíritu Santo.

 

En términos concretos esto supone lo siguiente:

 

 

1- Tanto en su vida interna, como en sus actividades espirituales-pastorales, la antes mencionada Iglesia Ortodoxa posee autonomía en conformidad con las normas canónicas generalmente aceptadas; y por consiguiente tendrá su propio Santo Sínodo de Obispos, y su propia Cabeza.

 

 2- La mencionada Iglesia estará regida sobre las bases del orden canónico generalmente aceptado por la Iglesia Ortodoxa y además las de su propia Constitución.

 

3-  El Primado representará a su propia Iglesia ante la Iglesia Ortodoxa Serbia, y el establecimiento de la comunión eucarística y unidad canónica con la Iglesia Ortodoxa Serbia será la confirmación de la Unidad de esta Iglesia con las otras Iglesias Locales

 

4- Para dirigirse a la Cabeza de la Iglesia se deberá usar el término de Su Beatitud, y él podrá portar el velo blanco con cruz de diamantes.

 

5- La elección del Primado será confirmada por el Patriarca Serbio, primeramente por medio del Servicio de una Divina Liturgia junto al electo.

 

6-  El Patriarca Serbio, o su enviado, y uno de los Obispos de la Iglesia Autónoma, deberán tomar parte en el acto de entronización del Primado recién elegido.

 

7- Durante la Divina Liturgia, el Primado electo, deberá mencionar en primer lugar al Patriarca Serbio, y en la Gran Entrada, el podrá hacer mención también a las Cabezas de las otras Iglesias Ortodoxas Locales. Los Obispos locales de la Iglesia Autónoma, como así también sus Obispos Vicarios, mencionarán el nombre del Patriarca Serbio y luego el de la Cabeza de su propia Iglesia.

 

8- El Primado, o su delegado, tomarán parte en la preparación y consagración del Santo Óleo junto al Patriarca Serbio como signo de unidad en el Espíritu Santo.

 

9- Luego de la elección y entronización del Primado, el Patriarca Serbio comunicará al Patriarcado Ecuménico y al resto de las Iglesias Locales sobre este acto. Por su parte, el electo, también podrá comunicar respecto de este evento por carta al resto de las Iglesias.

 

10- El establecimiento de nuevas Diócesis -así como la redistribución de las existentes- será decidido por el Santo Sínodo de Obispos, los cuales oficialmente informarán al Patriarca Serbio.

 

11- En el caso en que un Obispo sea juzgado, o en otro asunto de similar importancia según el orden canónico de la Iglesia Ortodoxa, se deberá establecer un Consejo de no menos de doce obispos que han de tomar una resolución del caso. El número de Obispos necesarios para cumplir con este cupo mínimo, será provisto por las Diócesis de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

 

12- Los Obispos Diocesanos, así como sus Obispos vicarios, serán electos por el Santo Sínodo de la Iglesia Autónoma.

 

13- El Primado Autónomo, durante la concelebración con el Arzobispo de Pec, Metropolita de Belgrado y Karlovci, y Patriarca Serbio, permanecerá a la diestra del mismo ante el Santo Altar.

 

14- En conformidad con la antigua tradición eclesiástica, y a la práctica histórica, la Iglesia Autónoma llevará el nombre de Arquidiócesis de Ohrid. La Arquidiócesis de Ohrid podrá, sobre la base de una práctica que ya lleva décadas, usar el nombre que ha usado hasta la actualidad tan sólo en los comunicados oficiales internos con el Patriarcado de Pec. (*)

 

15- Por la mismas razones, oficialmente el Primado llevará el título de Arzobispo de Ochrid y Metropolita de Skopje, sin embargo internamente, el podrá continuar usando el título que se ha usado hasta el presente. (**)

 

 16- La Iglesia Ortodoxa Autónoma de Macedonia, participará en las conferencias, consultas, y ceremonias Pan-Ortodoxas, y con el consentimiento del Patriarcado Ecuménico, también podrá participar en aquellas reuniones dónde asistan las cabezas de las Iglesias Ortodoxas Autocéfalas y Autónomas.

 

17- En el espíritu de estas resoluciones será necesario armonizar las regulaciones constitucionales (de la Iglesia Macedonia) con respecto a este acuerdo de establecimiento de Unidad Canónica.

 

 

En Nis, a los 17 días del Mes de Mayo de 2002

 

Metropolita Petar de Australia (Macedonia)

 

Metropolita Timotej de Debar y Kicevo (Macedonia)

 

Metropolita Naum de Strumica (Macedonia)

 

Metropolita Amfilohije of Montenegro y el Litoral (Serbia)

 

Obispo Irinej de Nis (Serbia)

 

Obispo Irinej  de Backa (Serbia)

 

Obispo Pahomije de Vranje (Serbia)

 

 

(*) Se refiere al nombre de “Iglesia Ortodoxa de Macedonia”

 

(**) Se refiere al título de “Arzobispo de Ohrid y toda Macedonia”

 
< Anterior   Siguiente >