Principal arrow Miselánea arrow Nuevos conflictos entre el patriarcado de moscú y la iglesia greco-católica en ucrania
Nuevos conflictos entre el patriarcado de moscú y la iglesia greco-católica en ucrania Imprimir

Por el Archimandrita Gorazd

 

         Como es de público conocimiento, Ucrania no deja de ser una fuente de disgustos para Su Santidad el Patriarca Alexis II desde el colapso de la antigua Unión Soviética en la pasada década de los 90, cuando los aires independentistas de esta nación, encontraron eco en el seno de la Iglesia.

 

Patriarca Alexis II de Moscú

 

Patriarca Alexis II de Moscú

        

         En el mismo año 1990, se procedió a elegir al primer Patriarca de Kiev, en abierto desafío a la Sede de Moscú, la elección recayó en la persona de un anciano Jerarca Ucraniano de gran santidad quién había residido gran parte de su vida en Estados Unidos, su nombre fue Mstyslav I, quién fue sucedido por Volodymir I, un piadoso Obispo ucraniano que pasó décadas en prisión a causa de su Fe en la antigua URRS, y por último, como tercer Patriarca de Kiev, fue elegido (en 1995) Su Santidad Filaret I, quién durante muchos años ocupó destacadísimos cargos dentro del Patriarcado de Moscú, llegando incluso a desempeñarse como “Locum Tenens” de la Sede de Moscú a la muerte del Patriarca Pimen, y a la sazón, cabe destacar también, que fue él quien ocupo el cargo de Metropolita de Kiev por parte del Patriarcado de Moscú en los años de la independencia. Como resultado de esta relevante deserción de las filas de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el Patriarcado de Kiev no dejó de crecer en importancia, número e influencia - hasta la actualidad - en la nueva República de Ucrania, siendo éste el mas duro golpe asestado a la autoridad del Patriarca Alexis II de Moscú en aquel país, al cual todavía considera, pese a todo, como parte de su territorio canónico natural.

 

Al centro el difunto Patriarca Pimen de Moscú Flanqueado a la derecha por el futuro Patriarca Filaret de Ucrania y a la izquierda por el futuro Patriarca Alexis de Moscú.

 

         Dentro de este controvertido contexto se sumó al conflicto la Iglesia Greco-Católica de Ucrania, la cual procedió, en Diciembre del año 2002, a trasladar la residencia del Cardenal Lubomir Husar, máxima autoridad eclesiástica de los ucranianos católicos, desde la ciudad de Leopolis a Kiev, dónde ya concluyeron la construcción de su Catedral Primada y dónde los greco-católicos se proponen erigir su Sede. En ese mismo año, también se reunió el Sínodo greco-católico y decidieron por voto unánime, considerar a esa Administración de la Iglesia Romana, como un Patriarcado de facto, si bien el Cardenal Husar aún no detenta formalmente el título de Patriarca. Para que tal pretensión sea confirmada por el Vaticano, sólo restaba esperar la aprobación del Papa Juan Pablo II, sin embargo, la confirmación de esta decisión nunca llegó desde Roma durante el gobierno de Juan Pablo II.

 

Cardenal Husar junto al Papa Juan Pablo II

Cardenal Husar junto al Papa Juan Pablo II

 

        

El Cardenal Husar, sostiene que Kiev es la Sede natural de la Iglesia Ucraniana en comunión con la Santa Sede, y que sólo la persecución ejercida durante siglos por los Zares, forzaron a los greco-católicos a tener que emigrar al oeste de aquel país, de ahí que debieran erigir su Sede en Leopolis. Ya durante el gobierno de Stalin, y gracias a su política de deportaciones masivas, él, sin pensarlo, repobló la zona de Kiev con greco-católicos luego de siglos de ausencia. 

         De más está decir que las opiniones del Patriarcado de Moscú se encuentran en las antípodas de las sostenidas por el Cardenal uniato; en un reportaje realizado por la célebre revista italiana “30 Giorni”, el Metropolita Kirill de Smolenks y Kaliningrado, responsable del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú, ha acusado a la Santa Sede de llevar a cabo “un plan expansionista” a expensas de la Iglesia Ortodoxa en su propio territorio, de igual modo que “durante las cruzadas cuando se establecieron Patriarcados Orientales Uniatos en paralelo con las Sedes Patriarcales Ortodoxas” y también sostuvo que levantar un Patriarcado Greco-Católico en Kiev, “produciría efectos catastróficos en las relaciones entre ambas Iglesias”. La opinión de este Jerarca no es menor, puesto que hay muchos dentro del Patriarcado de Moscú que lo señalan como firme candidato a reemplazar a Su Santidad Alexis II, si éste falleciera. 

         En el año 2004 se sumó un nuevo protagonista al conflicto, el mismísimo Patriarca Ecuménico, Bartolomeos I, quien en una visita a Roma solicitó al Papa Juan Pablo II, que evite ratificar los deseos de los Greco-Católicos de Ucrania, puesto que de hacerlo no sólo empeoraría sus ya conflictivas relaciones con la Iglesia Ortodoxa Rusa, sino que lo haría también con la totalidad de las Iglesias Ortodoxas del Mundo, las cuales como es lógico, se solidarizarían con la Sede de Moscú, a la sazón, la más numerosa del Mundo Ortodoxo Bizantino, contando con cerca de 90.000.000 de fieles.

 

Patriarca Ecuménico Bartolomeos

Patriarca Ecuménico Bartolomeos

 

         Aparentemente, el anciano Pontífice, escuchó las exhortaciones del Patriarca de Constantinopla, y no ratificó los deseos de los Uniatos de Ucrania, dejando seguramente la decisión en manos de su sucesor, el Papa Benedicto XVI. 

Otro detalle que no deja de molestar aún mas a Moscú, es la tácita alianza entre los Greco-católicos ucranianos y el Patriarcado de Kiev, hecho que quedó evidenciado durante la visita que Juan Pablo II realizó hace unos pocos años a Ucrania, dónde fue recibido por el Patriarca Filaret; además existen proyectos de crear Academias Teológicas para formación de clero en común entre ambas Iglesias. Cabe destacar también que la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, Patriarcado de Kiev, ha firmado en los primeros días de Junio del año 2005, un acta de entendimiento con la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Ucrania, encabezada por el Metropolita Mefodie, el cual lidera la segunda jurisdicción ortodoxa en importancia en aquel país, por lo cual podemos afirmar que el Patriarcado de Kiev ya se encuentra en las vísperas de convertirse - sin lugar a dudas - en la Jurisdicción que cuenta con la mas amplísima mayoría de fieles en toda Ucrania.

 
< Anterior   Siguiente >