Principal arrow Iglesias Ortodoxas arrow Siglo XX arrow Iglesia Ortodoxa de Holanda
Iglesia Ortodoxa de Holanda Imprimir

-INTEGRADA AL PATRIARCADO DE MOSCÚ-

 

            Desde comienzo del siglo XVIII,  la Iglesia Ortodoxa mantiene una presencia permanente en los Países Bajos; el Zar Pedro el Grande, quién permaneció allí durante algún tiempo, fundó en 1697 una pequeña iglesia en Amsterdam.

            En 1763, los “tres halcones”, una casona de Amsterdam, fue convertida en una iglesia: “la iglesia greco-rusa de Santa Catalina”, que funcionó en ese predio hasta 1865. Pero la presencia ortodoxa mas fuerte y organizada en Holanda no se daría hasta 1816, cuando se celebró el matrimonio entre el Rey Guillermo II, y la Princesa rusa, Ana Pavlovna, (hija del Zar Pablo I).

            La princesa Ana no se convirtió al protestantismo, que era la religión oficial profesada por la totalidad de la familia real holandesa, sino que permaneció fiel a su fe ortodoxa. Al comienzo de su estadía en Holanda, asistía a la iglesia de Amsterdam, pero poco tiempo más tarde ella fundó la parroquia de María Magdalena en La Haya, la cual aún hoy existe.

            Después de la Revolución Bolchevique de 1917, una nueva ola de inmigrantes y refugiados rusos se integraron a esta parroquia, que al quedar sin el auxilio financiero proveniente de Rusia, cayó en una situación de mucha pobreza. En 1937, con la ayuda de un comité especial holandés cuyo objetivo era ayudar económicamente a esta comunidad, se erigió una nueva iglesia en Obrechtstreet, también dedicado a Santa María Magdalena. En aquellos años el sacerdote que servía en dicho templo era el hieromonje Dionissy Loekine, quién venía desde París, estando bajo la Jurisdicción del Metropolita Eulogios de París. (ver Exarcado Ruso de Europa Occidental)

            En 1938, los primeros conversos de origen holandés se unieron a la Iglesia Ortodoxa Rusa, y aún siguieron más conversiones como resultado de las charlas del Padre Dionissy sobre la ortodoxia realizadas a lo largo y ancho de Holanda. Este sacerdote, también comenzó a traducir los libros de Servicios Ortodoxos a la lengua holandesa, la cual fue en 1944, reconocida como lengua litúrgica por el Metropolita Eulogios, en aquel entonces fueron fundadas parroquias en Amsterdam y en Heerlem.

            En 1945, la Iglesia Ortodoxa de los Países Bajos, se convirtió en la víctima de disputas jurisdiccionales, las cuales se incrementaron entre los ortodoxos de la diáspora. El hieromonje Dionissy, siguió los pasos del Metropolita Eulogios en su retorno al Patriarcado de Moscú; parte de la feligresía decidió no seguir al Padre Dionissy, y en consecuencia fundaron otra parroquia en La Haya bajo la Jurisdicción del Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio, durante el período que estuvieron vinculados a este Sínodo se fundaron parroquias en Amsterdam y en 1955, en la ciudad de Arnhem. Aquellas parroquias también atrajeron a conversos de origen holandés, tales como a un pequeño grupo de ortodoxos pertenecientes a la jurisdicción de París, de la Arquidiócesis Rusa de Europa Occidental bajo el Patriarcado de Constantinopla, la cual contaba con parroquias en Maastricht, Devenker, y un pequeño Monasterio en Mill-St-Hubert.

            Después de 1945, un nuevo flujo de inmigrantes provenientes de Rusia llegaron al país, y se asentaron mayormente en Rotterdam y sus alrededores. Es por este motivo que el hieromonje Dionissy fundó una parroquia en esa ciudad.. En 1954, aquella parroquia sería dedicada a la “Madre de Dios” por Nicolai de Clichy, exarca del Patriarcado de Moscú, con la asistencia especial de Anthony Bloom de Londres. En 1966, el archimandrita Dionissy fue ordenado en Moscú, como obispo auxiliar en Rotterdam del Arz. Basil de Bruselas. Finalmente el obispo Dionissy moriría en 1976. Importantes cambios se realizaron sin embargo durante la década del 70, dentro de la Jurisdicción de Moscú, puesto que en el año 1971, el obispo Jacob de la Iglesia Ortodoxa de Holanda, se convertía en la cabeza de todas las parroquias del patriarcado de Moscú en los Países Bajos.

            El obispo Jacob (Akkevsdike), quién antes de su episcopado dentro de la Iglesia Ortodoxa había sido monje benedictino de la Iglesia Católica Romana; fue recibido en 1940 dentro de la Iglesia Rusa (Patriarcal), junto a su amigo y monje Adriaan, por parte del archimandrita Dionissy. En 1946 ellos fundaron la primera parroquia de lengua holandesa: la iglesia de “San Juan Bautista”, seguida en 1954 por el Monasterio del mismo nombre. El principal propósito de este monasterio fue el de misionar entre los holandeses, traduciendo a tal efecto los libros del Servicio Divino al holandés, y celebrando la totalidad del ciclo de servicios diarios también en el mismo idioma, de acuerdo al Typicon.

            En 1950, el padre Adriaan, desafortunadamente contrajo tuberculosis, y fue enviado a Suiza donde permaneció convaleciente hasta 1953, él sin embargo, supo aprovechar maravillosamente este tiempo de quietud realizando las traducciones de algunos Servicios Ortodoxos, como ser: la Divina Liturgia, y los servicios de Vísperas y Maitines, así como también otros ritos fueron traducidos por él en este período. Estos rituales fueron utilizados según las formas ortodoxas usuales, siendo realmente apropiados para satisfacer las necesidades de cultos de las Comunidades de lengua holandesa.

            Esta gigantesca labor culminaría recién en el año 1984, cuando el último libro: el General Menaion, fue traducido al holandés, de este modo la Iglesia Ortodoxa de Holanda tiene a su disposición la totalidad de los servicios ortodoxos en su lengua vernácula. Tarea esta en la que Juan Maximovich estuvo, en cierto modo involucrado.

            En 1952, siendo , Arz. de Bruselas y de Europa Occidental, visitó inesperadamente el Monasterio Ortodoxo de Holanda por propia iniciativa, él inspeccionó la totalidad de la iglesia, es decir: el Altar, y todo lo que había en el, los libros de servicios, los iconos; permaneciendo en el Monasterio por mas de una hora, el Arz. Juan quedó muy satisfecho con la labor misionera del Padre Jacob y Adriaan, y les ofreció su ayuda en caso de que la necesitasen.

San Juan Maximovich

San Juan Maximovich

Foto tomada durante la II Guerra Mundial

 

            Dijo que nosotros podríamos recurrir a él, si alguna vez estabamos en dificultades” escribió el Arz. Jacob de La Haya, “y en 1953 nosotros estuvimos en dificultades. Nuestro trabajo fue mal interpretado...” el entonces padre Jacob se encontró con una monja del convento de Lesna, en Francia, quién también conocía al Arz. Juan, y después de platicar con ella se decidió a ir a visitarlo en Versailles, dónde en Diciembre de 1953, el padre Jacob le solicitó ser aceptado bajo su Omoforión. El Arz. Juan Maximovich quién en aquel entonces se desempeñaba como Arz. de Bruselas y de Europa Occidental, finalmente lo aceptó junto a toda su Comunidad algunas semanas mas tarde, en Enero de 1954.

            El Arz. Maximovich, tomó a la Iglesia Ortodoxa de Holanda bajo su Omoforión, iniciando de este modo un largo y amistoso contacto que sería muy fructífero, y una verdadera bendición para la Iglesia Holandesa. El Arz. Juan fue un maravilloso padre espiritual para el higúmeno Jacob y para el Padre Adriaan. Este verdadero Jerarca mostraba mucha comprensión hacia las Iglesias de carácter misionero, promoviendo siempre su trabajo en cualquier forma que le fuera posible. Su Omoforión significó una protección real  hacia la naciente Iglesia Ortodoxa de Holanda, defendiendo con fuerza el uso del idioma holandés y de aquellas adaptaciones necesarias a la situación particular de los holandeses. Todos aquellos que conocieron al Arz. Maximovich durante su estancia en los Países Bajos lo recuerdan como a un Santo, él solía hospedarse en el Monasterio cuando visitaba Holanda, dónde se sentía tan a gusto como en su propia casa.

            El 19 de Septiembre de 1965, a instancias del Arz. Juan, el archimandrita Jacob fue electo y consagrado obispo de La Haya, y de los Países Bajos, por parte del Metropolita Filaret de Nueva York, convirtiéndose de este modo en el primer obispo de la Iglesia Ortodoxa de Holanda, dicha consagración se llevó a cabo en la Catedral de Bruselas de San Job.

            Después de la muerte de Vladika Maximovich , ocurrida el 2 de Julio de 1966, en la ciudad de Seattle, el entendimiento entre la Misión Ortodoxa de Holanda y el Sínodo Ortodoxo Ruso en el Exilio se fue perdiendo paulatinamente, y después de algunas dificultades la Iglesia Ortodoxa de Holanda retornó en el año 1971 al seno del Patriarcado de Moscú, y como consecuencia de esta jugada el Obispo Jacob (mas tarde Arzobispo) se convirtió en la cabeza de la Diócesis holandesa, reuniéndose nuevamente con su antiguo obispo Dionissy.

            Actualmente esta iglesia cuenta con un Monasterio en La Haya, y parroquias en Amsterdam, Groningem, Amersfoort y Rotterdam.

            Como uds. podrán ver, la Iglesia Ortodoxa de Holanda experimentó todos los problemas y las tentaciones de las luchas jurisdiccionales, las cuales parecen imponerse sobre todas las Iglesias Ortodoxas de la diáspora, sin embargo la veneración y el amor de los ortodoxos holandeses por el Vladika Juan, aún se mantiene muy presente en esta Iglesia.

 
< Anterior   Siguiente >