Principal arrow Iglesias Uniatas arrow Comunidad Greco-Católica Italo-Albanesa
Comunidad Greco-Católica Italo-Albanesa Imprimir
El sur de Italia y Sicilia, tuvo durante la antigüedad una muy fuerte influencia de los griegos (Magna Grecia) y por muchos siglos allí se asentó una gran comunidad de lengua griega. En los primeros siglos de la Era Cristiana, a pesar de que la mayoría de los cristianos eran de tradición bizantina, fueron incluidos dentro del Patriarcado de Roma, de este modo comenzaría, una gradual, aunque incompleto, proceso de latinización.

            Durante el siglo VIII, el emperador bizantino León III, removió toda esta área de la jurisdicción Papal, y la colocó dentro del Patriarcado de Constantinopla. Esto traería aparejado un fuerte resurgimiento de las tradiciones bizantinas en esa zona; hasta que los conquistadores Normandos, a principios del siglo XI, resolvieron entregarlo nuevamente al Patriarca de Roma. En aquel tiempo, la Iglesia Bizantina Local, se encontraba floreciente, habiendo miles de Monasterios a lo largo de toda la costa del Sur de Italia; pero una vez bajo la férula de los Normandos, se desalentó todo uso bizantino en esas tierras, y loso obispos griegos, fueron reemplazados uno a uno, por obispos latinos. Este hecho marcó el comienzo de un proceso de absorción de los fieles bizantinos dentro de la Iglesia Latina.

            Esta declinación de los usos bizantinos, fue revertida recién en el siglo XV, cuando arribaron al sur de Italia dos grandes grupos de inmigrantes albaneses, quienes debieron dejar su país a causa de la cruel invasión de los turcos. Aquellos que provenían del norte de Albania, fueron predominantemente de rito latino, y por ende, rápidamente absorbidos por la población local; pero aquellos que eran provenientes del sur, eran mayoritariamente ortodoxos, y permanecieron leales a su herencia bizantina. Al principio ellos encontraron poca comprensión por parte de los obispos latinos. Sin embargo en el siglo XVI, los Papas intervinieron a favor de los bizantinos, y en el año 1595 nombraron y ordenaron un obispo para esta Comunidad, pero pese a ello esta comunidad continuó decayendo.

            La situación comenzó a mejorar en el siglo XVIII. En 1742, el Papa Benedicto XIV, publicó la Bula “ETSI  PASTORALIS”, por la cual se intentó respaldar la posición de los Italo-albaneses, en relación a los latinos. Esto allanó el camino para una legislación un poco mas progresista, y para el reconocimiento de igualdad del Rito Bizantino, frente al Latino, en los próximos siglos.

            Un seminario Italo-albanés fue fundado en 1732 en Calabria, y otro en Palermo en 1734. Los seminaristas avanzados en teología que estudian en Roma, residen en el Colegio Griego (fundado en 1577).

            Actualmente hay dos diócesis de igual rango para los Italo-albaneses: la Diócesis de Lungro (Calabria) fundada en 1919, que cuenta con 27 parroquias, y tiene jurisdicción sobre la Italia continental; y la Diócesis de Piana degli Albanesi, fundada en 1937, ésta cubre toda Sicilia y tiene 15 parroquias. Junto a aquellas dos Diócesis, se encuentra el Monasterio de Santa María di Grottaferrata , a unos pocos kilómetros de Roma, el cual fue fundado en el año 1004; éste es el único remanente de lo que antiguamente fuera la floreciente tradición monástica Italo-bizantina. En 1937 a este antiguo monasterio, le fue concedido el status de Abadía Territorial, por el cual, el Abad, ejerce su jurisdicción sobre sus monjes, y sobre la feligresía local, de modo similar a un Obispo diocesano.

Monasterio de Santa María di Grottaferrata

Monasterio de Santa María di Grottaferrata

LOCALIZACIÓN: Sur de Italia, Pequeña diáspora

FIELES: 64.000 almas

 
< Anterior