Principal arrow Iglesias Uniatas arrow Iglesia Greco-Católica de Hungría
Iglesia Greco-Católica de Hungría Imprimir
       Una significativa Iglesia Bizantina estuvo presente en Hungría durante la Edad Media. Ciertamente, había muchos monasterios bizantinos en este país en los siglos XI y XII, pero todos ellos fueron destruidos en el siglo XIII durante las invasiones de los tártaros.

            En los siglos XV y XVI debido a la gran cantidad de oleadas migratorias en masa que produjeron las invasiones turcas, grandes comunidades de ortodoxos serbios, rutenos, eslovacos y griegos se movilizaron dentro de esta área. Muchos de ellos, eventualmente, se convertían al catolicismo, pero reteniendo sus tradiciones bizantinas. En el siglo XVIII, un cierto número de húngaros protestantes volvieron al catolicismo y optaron por usar el rito bizantino, de este modo, el número de católicos bizantinos en Hungría, volvió a engrosarse. Ellos estuvieron siempre bajo la jurisdicción de obispos bizantinos extranjeros.

            Esta comunidad greco-católica estaba muy integrada dentro de la sociedad húngara, y es en ese contexto, en el que algunos comenzaron a presionar a favor del uso de la lengua húngara en la liturgia. Pero semejante propuesta fue rechazada por las autoridades de la Iglesia Romana. Por esta razón, la primera traducción de la liturgia de San Juan Crisóstomos al húngaro fue publicada privadamente en 1795. En el siglo XIX muchos otros libros litúrgicos fueron publicados en húngaro, pero ellos aún no eran aprobados por las autoridades eclesiásticas.

            Un acontecimiento muy importante en la historia de esta comunidad tuvo lugar en el año 1900, cuando un numeroso grupo de greco-católicos húngaros fueron a Roma en peregrinación por el Año Santo. Ellos se presentaron ante el Papa León XIII con una petición en la que solicitaban la aprobación del húngaro en la liturgia y la creación de una diócesis exclusiva para ellos. La cuestión fue largamente discutida tanto en la Santa Sede como en Budapest, y finalmente el 18 de Junio de 1912, el Papa Pío X erigió la diócesis de HAJDÚDOROG, para las 162 parroquias greco-católicas de lengua húngara. Pero el uso de este idioma fue limitado a las funciones no litúrgicas: la liturgia siguió siendo celebrada en griego y a los sacerdotes les fue dado un plazo de tres años para aprenderlo. En la década del 30, el resto de los libros litúrgicos fueron publicados en húngaro.

            El 4 de Junio de 1924, un Exarcado Apostólico fue establecido en MISKOLC, para la atención de las 21 parroquias rutenas que antiguamente habían pertenecido a la diócesis de Presov, que quedó en territorio húngaro después de la creación de Checoslovaquia. Este Exarcado fue provisto con una fuerte identidad propia, porque los rutenos celebraban en lengua eslava y no en griego. En la década del 40, sin embargo, todos ellos comenzaron a usar el húngaro, y el exarcado apostólico comenzaría desde aquel tiempo a ser administrado por el Obispo de Hajdúdorog.

            Esta diócesis, originalmente cubría únicamente a los húngaros de rito oriental y la Ciudad de Budapest. En 1980, esta jurisdicción fue extendida a todos los greco-católicos de Hungría. Su seminario esta situado en la ciudad de Nyiregyháza.

            El pequeño grupo de greco-católicos húngaros que emigró a América del Norte, poseen unas pocas parroquias, y todas ellas forman parte de la diócesis rutena en los EEUU, y de la diócesis ucraniana en Canadá.

LOCALIZACIÓN: Hungría

CABEZA: Obispo Szilard Keresztes (nac.1932, nombrado en 1988)

TÍTULO: Obispo de Hajdúdorog, Administrador Apostólico de Miskolc.

RESIDENCIA: Nyiregyháza, Hungría

FIELES: 282.000 almas

 
< Anterior   Siguiente >